La Red de Expresos Regionales tendrá 20 nuevos kilómetros de túneles, estaciones subterráneas y otras instalaciones. Promete disminuir tramos en hasta una hora de viaje.

Argentina y el Gran Buenos Aires están proyectando uno de los mayores proyectos de infraestructura ferroviaria de los últimos años. Se trata de la Red de Expresos Regionales (RER); la cual pondrá en marcha el sistema que permitirá interconectar toda la red metropolitana de trenes a través de 20 nuevos kilómetros de túneles y estaciones subterráneas.

Esta iniciativa permitirá que los viajes sean más cómodos y seguros para más de 10 millones de personas de la Región Metropolitana de Buenos Aires. Además, mejorarán las frecuencias y los tiempos de viaje, que pasarán de 15 minutos en hora peak a 3 minutos.

Además, se espera que el RER cuadruplique la capacidad de transporte que hoy traslada a más de un millón de personas por día, para alcanzar más de 5 millones al año 2023. En general, los ahorros de tiempo de viaje se estiman entre los 30 y 40 minutos, incluso 1 hora en algunos casos.

Las líneas ferroviarias Roca, San Martín y Mitre, que hoy tienen cabecera en Constitución y Retiro, quedarán conectadas entre sí en forma directa, sin necesidad de hacer trasbordos con otros medios de transporte, mediante un túnel de 11 kilómetros debajo de la avenida 9 de Julio, y dos nuevas estaciones subterráneas en Constitución y debajo del Obelisco, que estará ubicada a 27 metros por debajo de la 9 de julio, tendrá dos andenes centrales y 20 accesos, que permitirán conectar con el Subte, Metrobus, entre otros medios de transporte. En tanto la estación en Constitución tendrá un andén central a 15 metros de profundidad, con 0,88 hectáreas de superficie

Esta etapa incluye también el tendido de vías ferroviarias y la realización de todas las instalaciones e infraestructura necesarias para que los trenes puedan circular: señalética, tendido eléctrico, entre otras.

Además, el gobierno argentino realizó la compra de 1.500 carros eléctricos nuevos. Estos nuevos trenes comenzarán a llegar al país a partir del año 2020; tendrán Wi-Fi, aire acondicionado, puertas y frenos automáticos y cámaras de seguridad, entre otras mejoras. De esta forma, junto con las obras de la RER, se podrán alcanzar frecuencias de trenes cada 3 a 5 minutos. Cabe destacar que un 20% de los componentes se fabricarán en Argentina.