Una inversión cercana a los US$ 215 millones es la que ha hecho Chile para garantizar la conectividad con Bolivia. 

Más de US$ 200 millones ha invertido Chile entre 2009 y 2017 para la construcción de obras de mejoramiento o reparación de vías de comunicación entre Chile y Bolivia; dando cumplimiento al trato de 1904, garantizando así el libre tránsito de carga boliviana por el puerto de Arica y sus vías terrestres desde y hacia dicho país, según señaló la Corporación de Desarrollo de Arica y Parinacota, Cordap.

Un estudio realizado por Cordap indica que la inversión estatal en la Ruta 11CH suma más de US$ 105 millones en mejoras al trazado y mantención de los 204 kilómetros de la carretera que conecta Arica con la frontera con Bolivia, con un desnivel que va desde el nivel del mar hasta más de 4.200 metros sobre de altura, por un terreno de difícil topografía.

En tanto, en el Complejo Fronterizo Chungará, el Estado chileno invirtió US$ 34 millones, en un recinto a más de 4.200 metros sobre el nivel del mar, que cuenta con comodidades para las personas que pasan por ahí. A su vez, en el Antepuerto de Lluta, la Empresa Portuaria de Arica – EPA, (Estatal) invirtió casi US$ 11 millones.

Respecto del Ferrocarril Arica – La Paz, que sufrió en el año 2005 por los aluviones de aquel entonces, el Estado chileno se hizo cargo de la reconstrucción y emprendió la tarea de remediación ambiental, dado que desde sus inicios el ferrocarril transportó miles de toneladas de minerales en carros abiertos, los que esparcieron metales pesados a lo largo de su recorrido, incluyendo los recintos urbanos de la maestranza y del puerto de Arica. Es por que ello que en obras de reconstrucción y/o reparación del daño ambiental, se ha hecho una inversión cercana a los US$ 65 millones desde el año 2010.

En total son US$ 215 millones de uso gratuito para el Estado y los privados bolivianos, bajo el contexto del cumplimiento del tratado en una ruta donde circulan anualmente 200.000 camiones y más de 3 millones de toneladas.