Seguridad y productividad con soluciones modernas

30 November 2020

Todos los días en los Estados Unidos, 188 millones de vehículos pasan por puentes estructuralmente deficientes. Cada año, se producen cientos de lesiones e incluso muertes a causa de la infraestructura en descomposición.

Aquajet_Bridge1

Un equipo de hidrodemolición puede eliminar hasta 74 metros cuadrados a 10 centímetros de profundidad en una hora.

De los 614.387 puentes de EE.UU., casi el 40% tiene 50 años o más y el 9,1% tiene una necesidad crítica de reparación. Una estimación reciente enumera la acumulación de necesidades de rehabilitación de puentes en US$123.000 millones.

Cuando llega el financiamiento de infraestructura, los contratistas deben estar preparados con las opciones más rápidas y productivas para asumir la carga de trabajo pesada y urgente.

Cada vez más personas recurren a los robots de hidrodemolición y las máquinas de demolición por control remoto como soluciones. La escasez de trabajadores, el aumento de los reclamos por compensaciones para los trabajadores y el aumento de las primas de los seguros, el mayor costo del equipo comienza a pasar a un segundo plano.

Grandes ventajas 

Las máquinas robóticas y con control remoto brindan más seguridad, productividad y eficiencia para remover el concreto alrededor de las barras de refuerzo que las herramientas manuales, las miniexcavadoras y las retroexcavadoras.

Brokk_Bridge_Night

Un equipo de Brokk trabajando en la reparación de un puente.

Por ejemplo, los innovadores robots de hidrodemolición pueden eliminar hasta 800 pies cuadrados (unos 74 metros cuadrados) de plataforma de puente a una profundidad de 4 pulgadas (10 centímetros) en solo una hora, una fracción del tiempo que le tomaría a un equipo de trabajadores con martillos neumáticos.

Brokk_Bridge_Day

A diferencia de las herramientas de mano y las excavadoras con herramientas de demolición, los robots de hidrodemolición prácticamente eliminan la posibilidad de microfracturas y daños no intencionados durante la reparación o rehabilitación de puentes. Los chorros de agua de 20.000 psi apuntan a la superficie de la plataforma del puente, eliminando rápidamente capas de concreto pero dejando las barras de refuerzo ilesas y limpias. No es necesario dedicar más tiempo a evitar con cuidado las barras de refuerzo porque el agua a alta presión, aunque es devastadora para el hormigón, no daña las barras de metal. El método tampoco causa vibraciones, eliminando la posibilidad de microfractura que podría amenazar la estabilidad del puente.

Alternativamente, una máquina de demolición por control remoto equipada con un accesorio rompedor y controlada por un operador y un observador puede romper 2 pies cuadrados (0,2 metros cuadrados) de concreto de la plataforma del puente en 15 minutos. La misma área en la misma cantidad de tiempo requeriría tres trabajadores con herramientas de mano.

Las máquinas controladas por control remoto reducen los costos de mano de obra en un 33%, realizan el trabajo más rápido y reducen en gran medida el riesgo de lesiones. Además, es mucho más fácil reclutar trabajadores jóvenes para ejecutar máquinas controladas a distancia y robots de hidrodemolición en lugar de herramientas de mano.