Dentro de 6 meses se presentaría un proyecto del diseño final del Puerto Busch, donde se definirían las características del futuro recinto portuario. Según consignó El Deber, de Bolivia, una de las opciones es la ferroportuaria, la cual ya tiene los permisos ambientales pertinentes. Dicho proyecto implica la construcción de 137 kilómetros desde Motacucito hasta Puerto Busch. Esta iniciativa contempla también la construcción del puerto en sí, por lo que dicha alternativa requeriría una inversión en torno a los US$ 585 millones.

Puerto Busch

Puerto Busch

La segunda opción no contempla la construcción del puerto, pero sí dos carreteras que dividiría su ejecución en dos etapas. La primera de ellas consiste en la construcción de 35 kilómetros, con una inversión cercana a los US$ 52 millones y una segunda fase que costaría cerca de US$ 580 millones y consiste en un tramo de 113 kilómetros, opción que también cuenta con licencia ambiental.

La tercera opción es más atrevida. La opción fluvial necesita un canal navegable de 80 kilómetros. Dicho proyecto requiere cerca de US$ 880 millones y que se le otorguen las licencias ambientales correspondientes.

En particular, las opciones se definirán a través de un consejo técnico jurídico integrado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, el de Gobierno, de Economía, de Obras Públicas, entre otros; mientras que por el lado de los privados la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia y la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz definirán y analizarán las alternativas, para en un plazo máximo de 6 meses se defina el diseño final de ingeniería y se licite la mega obra.

Si bien no está definido el diseño del nuevo terminal, se debe considerar que debe ser un terminal portuario multipropósito con una capacidad de carga de 10 millones de toneladas; además debe poder almacenar y cargar granos, minerales, hidrocarburos, líquidos, fertilizantes e incluso maquinaria.