Desde este año Paraguay, por ley, debe construir con concreto un porcentaje establecido de sus caminos.

Inc

La Industria Nacional del Cemento está invirtiendo para aumentar su producción y disminuir el valor del insumo.

Es una discusión eterna: pavimentar con asfalto o concreto. Ambos materiales muestran ventajas y desventajas y tanto proveedores como fabricantes de equipos esgrimen sus mejores argumentos para uno u otro lado.

Pero como ya Concreto Latinoamericano lo dio a conocer en una edición anterior, el año pasado la Industria Nacional del Cemento (INC) de Paraguay dio un importante paso en la materia con la Ley N°5841, que estipula que a partir de este año el 15% de las obras viales en el país deberán ser construidas con cemento, porcentaje que aumentará anualmente de forma progresiva. Para el segundo año se contempla el 20% y para el tercer y cuarto años están previstos el 25% y 30%, respectivamente.

Beneficios

El presidente de la cementera, Jorge Méndez, celebra la próxima implementación de dicha ley considerada como un logro gigante en el desarrollo vial de Paraguay. “Nuestro país no tiene petróleo, nosotros importamos el asfalto, en cambio tenemos toda la materia prima para el cemento, es 100% nacional”, indicó.

Esto además contribuye favorablemente a la economía paraguaya ya que al utilizar cemento nacional las divisas quedan en Paraguay, lo que también representa precios más estables al independizarnos de la volatilidad del precio del petróleo y derivados. Cabe mencionar que se estima que la fuga de divisas por compra de asfalto supera los US$16 millones al año.

Img 4408

Durante 2018 un 15% de la construcción vial debe ser realizada en concreto, porcentaje que aumenta a un 30% para 2021.

A pesar del permanente paradigma de que el concreto es más caro que el asfalto, según sus promotores su uso brindaría beneficios económicos dada su menor necesidad de mantención. Según evaluaciones, la primera intervención de mantenimiento para el pavimento rígido es a los 20 años mientras que para el pavimento flexible es cada 5 años, lo que lo hace sostenible a largo plazo.

Asimismo, ofrece ventajas ambientales y sociales. Una de ellas es la disminución del consumo del combustible, ya que según National Research Council of Canada, al circular sobre pavimentos de hormigón se produce entre un 0,8% y 6,9% de ahorro en el consumo de combustible una reduciendo los costos para el usuario.

Inversiones

Cabe destacar que la INC ha invertido en nuevos equipamientos para llevar adelante proyectos estratégicos en las plantas industriales de Vallemi y Villeta, como un nuevo secador de puzolana, un nuevo molino de cemento y el cambio de combustible del horno de clinker, con los que se prevé aumentar la producción de cemento manteniendo la calidad, la reducir el precio en un 15% y fabricar un nuevo tipo de cemento, el CP-40.