Moldear hormigón fresco es una técnica antigua y conocida, pero eso no significa que no haya evolucionado, todo lo contrario. Tal como muchos subsectores de la construcción, el de encofrados para hormigonar tiene sus interfaces digitales, aunque también revela interesantes progresos técnicos fuera de lo que es la tendencia tecnológica contemporánea.

MUROS

Con el avance del sistema de muros monolíticos en América Latina, el sector de encofrados tiene un estímulo a la innovación.

De hecho, hablar de progreso tecnológico en lo que son los encofrados puede significar la adopción de una liga metálica más ligera como el aluminio, o quizás un sistema de cierre y conexión entre las piezas más inteligente.

Lo cierto es que el centro de la preocupación entre las constructoras que utilizan cualquiera de los sistemas de encofrado es la productividad. Cómo se le mide, puede ser distinto.

Investigación

La proveedora de sistemas de encofrados RMD Kwikform, de Inglaterra, encargó recientemente un trabajo de investigación de mercado sobre encofrados a la revista International Construction, de KHL Group. Se entrevistaron 138 empresas de construcción e ingeniería civil de todo el mundo, las que tuvieron que llenar un formulario con preguntas sobre el tipo de proyecto a que se dedican, qué tecnologías utilizan y cómo analizan las nuevas tecnologías de encofrados disponibles en el mercado global.

LOSA

No siempre la digitalización es el alma del avance en este importante elemento de cualquier obra civil.

Los factores de productividad más indicados por los contratistas en esta investigación fueron la adopción de métodos de construcción que redujeran el requerimiento de mano de obra, seguido por la utilización de sistemas de encofrado que demanden menor tiempo y mano de obra para armar y desarmar.

La investigación encontró también que a la mayoría de las empresas constructoras no les importa pagar un poco más por una solución de encofrado que les resuelva bien el servicio, y que el gasto n sistemas para moldear hormigón representa cerca del 5% de su egresso anual.

Finalmente, la seguridad laboral se vio asociada a la productividad. Una gran cantidad de empresas notó que las pantallas de protección bajo el nivel actual de trabajo en una edificación es algo esencial para que la mano de obra se sienta tranquila para trabajar más rápido.

Aplicación

Cómo estos principios se reproducen en cada realidad regional o nacional, puede variar. En América Latina, en donde la construcción está siempre presionada por presupuestos, relativa escasez de créditos bancarios, y demandas urgentes dado el déficit habitacional y de infraestructura existente, los proveedores regionales de encofrado se dedican a traducir la productividad en términos de menores costos y más agilidad al momento de armar y desencofrar.

Es así que la experiencia de la colombiana Forsa, por ejemplo, creó un nuevo paradigma para la construcción residencial en muchos países, especialmente en lo que a vivienda social se refiere.

Con sus innovaciones en encofrado de aluminio ligero hace unos años, además de los sistemas trepantes que pueden izarse de un piso a otro sin desarmar, Forsa posibilitó la popularización del método de muros monolíticos. Hoy en día, el método siendo utilizado en América Latina por la rapidez con que entrega un edificio. El método se aplica especialmente a la vivienda social porque se ajustacom a la perfección a edificios con departamentos tipo.

La apuesta trajo resultados excepcionales para la empresa, que desde entonces se ha vuelto una multinacional que está presente en más de 30 países, no sólo en todo el continente americano con excepción de Canadá, sino además en algunos países africanos, del Medio Oriente y en España. De acuerdo con la compañía, son más de 4 millones de unidades residenciales construidas con sus sistemas en el mundo, desde su fundación en 1995 hasta los días de hoy.

En Brasil, otra compañía latinoamericana especializada en encofrados para hormigonado in situ intenta conquistar mercado con una solución innovadora. Se trata de Metro Modular, que fabrica encofrados plásticos, pero con un detalle interesante, que la empresa llama “ingeniería de encofrados”.

FORSA

La colombiana Forsa se convirti´en una multinacional de encofrados presentando creativas soluciones de armado y geometrías.

Las placas plásticas de Metro Modular son siempre medidas en múltiples de cinco centímetros, lo que permite a la arquitectura pensar cualquier tamaño de muro, viga o losa. Al contrario de sistemas con placas de tamaño predefinido, el sistema de Metro Modular no deja espacio de molde faltante, ni tampoco obliga el constructor a adquirir más encofrado de lo que realmente necesita para su proyecto.

Es así como Metro Modular, hoy en día, se aprovecha de la característica de su sistema para desarrollar el negocio en el formato de arriendo. “Arrendamos y vendemos el sistema en la medida que lo demanda el cliente. Si un cliente compra un juego de módulos y no lo va a utilizar más, lo podemos cambiar por un juego nuevo sin costos, pues las piezas plásticas son duraderas y no pierden la resistencia mecánica y no deforman, lo que significa que la terminación del concreto moldeado seguirá perfecta”, dice el director de la empresa, Edenilson Rivabene.

Gran infraestructura

El parámetro de productividad de un sistema de encofrado cambiará, naturalmente, si se trata de un proyecto de grandes dimensiones. En el caso de la renovación de la refinería de Talara, de la empresa PetroPerú, el desafío era gigantesco.

Nada menos que 230.000 m3 de concreto premezclado, 53.000 metros lineales de metal para estructuras temporales, 45.000 toneladas de tuberías metálicas, 3.000 kilómetros de cables son algunos de los números que muestran cómo éste era un proyecto sensible, que le tocó resolver al grupo Ulma.

De acuerdo con la empresa de origen español, uno de los principales desafíos era diseñar estructuras de soporte y acceso que fuesen ligeras y capaces de aguantar cargas, considerando los fuertes vientos que amenazan las estructuras.

Para realizar el proyecto, Ulma empleó una variedad de sistemas. Con sus andamios, la empresa posibilitó la construcción del armado de las unidades de refino, además de la instalación segura de las tuberías especiales. Para los muros y pilotes de sectores en donde era necesario hormigonar, se usó el sistema de metal Comain; mientras que para losas se usó el sistema de encofrado de madera Enkoflex.

Los sistemas Brio, de Ulma, fueron aplicados en la refinería peruana tanto como acceso en forma de andamios como en forma de puntales que soportaron el hormigonado de losas y vigas en grandes alturas y de distintos espesores.

ULMA

Grandes proyectos requieren grandes sistemas: Ulma lo resolvió en la refinería Talara, en Perú.

Fueron más de 4.500 toneladas del sistema Brio En forma de andamios, Una de las aplicaciones más interesantes en la construcción de estructuras de transporte para las tuberías.

Nuevamente, el criterio de productividad en sistemas de encofrado y apuntalamiento especial dependerá del proyecto donde se aplique.

Eso se confirma también con el caso reciente del proveedor alemán Peri, que está trabajando en la construcción de una fábrica de cerveza en Uberaba, estado de Minas Gerais, Brasil. La obra de la Cervecería Petrópolis tiene el objetivo de entregarse el año 2020, cuando Uberaba cumpla 200 años.

En este proyecto, Peri está probando tres de sus sistemas. Uno de ellos es el Multiflex, que es un producto dedicado para hormigonado de losas y vigas con hasta 100 centímetros de alto, y adaptable a cualquier geometría. También está en aplicación el sistema Trio Column Formwork, que como dice el nombre es especialmente pensado para moldear pilares de hasta 90 centímetros de lado. Por fin, la obra de la cervecería cuenta también con el sistema Peri Up de andamios flexibles.

 

Doka por la alta tecnología

Si bien los demás factores de productividad cuentan – y mucho – en el sector de encofrados, la tendencia mundial hacia la digitalización no queda afuera y el proveedor alemán Doka es una prueba de ello.

“La digitalización en la construcción tiene relación inseparable con las maneras de ayudar nuestros clientes a construir de manera más rápida y económica”, dice la empresa.

Un ejemplo de esto es su nuevo sistema DokaXact, que implementa sensores junto a los encofrados metálicos de forma a avisar a la ingeniería responsable sobre el estado del hormigonado. Hace pocos años, el sistema Concremote de Doka ya había sido lanzado para medir el grado de rigidez del concreto vertido in situ.

No obstante, la empresa también invierte en una oferta que mucho se adecúa a los mercados emergentes: los encofrados ligeros de aluminio, los mismos que son usados intensamente en América Latina para construcción de edificios monolíticos de hormigón.