La discusión de presupuesto garantiza la continuidad de 3.000 obras en ejecución por cerca de US$1.700 millones.

“Tenemos un presupuesto equilibrado donde los ingresos alcanzan para cubrir los gastos primarios. Pero todavía tenemos déficit financiero. No terminó el trabajo y por eso debemos ir logrando en los próximos presupuestos por lo menos un punto de superávit para ir disminuyendo el peso de la deuda y que la economía deje de ser vulnerable frente a los mercados financieros internacionales”, subrayó el Ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda de Argentina, Rogelio Frigerio, quien celebró que “por primera vez contemos con equilibrio para la ejecución de obras públicas y sociales”.

En esa línea el secretario de Estado, destacó que las arcas argentinas garantizan la continuidad de las obras. “Solo nuestra cartera tiene casi 3.000 obras en ejecución en todo el país; eso significa cerca US$1.700 millones incluidos en el presupuesto del plan de infraestructura nacional”.

Cabe destacar que la discusión de presupuesto contempló una leve expansión de inversión en infraestructura PIB del 4,2 al 4,4%. Cifra que se sustenta en la gran cantidad de obras proyectadas por ese país, donde destacan el Plan Belgrano por US$ 70 millones, el mantenimiento de decenas de rutas nacionales, enmarcado en el Plan Nacional Vial, con la refacción de 2.800 kilómetros de carreteras; y el plan de Infraestructura y Transporte Público el cual llevará el Metrobus a más ciudades, el Plan Ferroviario de Cargas, con 500 kilómetros de vías terminadas y otros 400 en ejecución y la renovación del Plan Aerocomercial, con la renovación de 8 aeropuertos, entre varios otros.