En tanto, el consumo de cemento aumentó en más de un 10% alcanzando las 12 millones de toneladas en el año.

Rutas, autopistas, pistas de aeropuertos, pavimentación de calles y corredores de Metrobus fueron algunos de los culpables del incremento del consumo de asfalto en Argentina el pasado 2017. El consumo anual de este insumo superó el último récord que databa del año 1998. De hecho, los avances del plan de infraestructura que lleva adelante el Ministerio de Transporte, es uno de los factores que más influye en el crecimiento sostenido del consumo de asfalto vial.

Cemento

Al asfalto vial se suma el crecimiento sostenido del consumo de cemento en el país. En 2017 se superó en un 11,4 %, alcanzando 12 millones de toneladas, un millón más que el año 2016. El cemento es utilizado en obra pública, aeropuertos, metro buses, corredores, así como en la construcción de viviendas de los ámbitos públicos y privados.

Respecto a las obras viales, en los últimos 2 años ya se terminaron 277 kilómetros de autopista, se pavimentaron 1.350 kilómetros de caminos y se repavimentaron otros 3.500, obras que lleva adelante el gobierno. Entre los trabajos concluidos, se destacan el viaducto al puente La Noria, el que ahorra 40 minutos de viaje en hora peak; además de la autopista Córdoba Río Cuarto uniendo localidades clave de la producción agropecuaria. En el norte, por Misiones se inauguró una serie de rotondas facilitando el transporte de las cargas comerciales de la zona, las que poseen un alto flujo por las cercanas fronteras con Brasil y Paraguay. Sumado a ello en Buenos Aires y otras provincias del país se acabaron cerca de 40 kilómetros de corredores de Metro Bus.