En medio de la crisis financiera que enfrenta la constructora italiana Astaldi, la filial chilena de la compañía se acogió a un proceso de reorganización financiera a nivel local. La solicitud de este recurso lo envió la compañía al 11° Juzgado Civil de Santiago, luego de que la constructora recibiera una demanda en su contra por parte de una empresa turística, quienes solicitaron la liquidación forzosa de la compañía debido a una serie de facturas impagas por algunos trabajos realizados.

Astaldi

No obstante, la reorganización se realizará en paralelo a la reorganización que enfrenta la constructora en su casa matriz en Italia. El cambio es sindicado como importante dado que el plan de la empresa en Chile es homologar el acuerdo italiano en Chile; por eso mismo, según consignó La Tercera, la compañía habría solicitado protección financiera.

El mismo medio reveló que hay fuentes que sostienen que la reorganización financiera en Chile debería ser mucho más rápida que lo que se está haciendo en Italia, que lleva meses en medio del proceso. En ese sentido, esperan presentar a mediados de abril una propuesta a los acreedores para su votación y, según La Tercera, se reservarán los flujos de las actividades chilenas solamente para pagar a los acreedores locales. Frente a eso, los acreedores chilenos no tendrán que presentarse al procedimiento italiano para recuperar su crédito.

Entre los principales acreedores chilenos está BTG Pactual, Itaú CorpBanca y Emin Ingeniería y Construcción. De acuerdo con un escrito presentado por Itaú CorpBanca al 11° Juzgado Civil de Santiago, las deudas vencidas, incumplidas y en ejecución de Astaldi con Itaú Corpbanca, ascienden, sólo por concepto de capital, a US$ 6,2 millones.