El proyecto busca potabilizar el agua del Pacífico y tratar aguas residuales para devolverlas al mar.

Más de US$90 millones alcanza la inversión de la primera planta desalinizadora de agua para el consumo humano que se está construyendo en Perú, específicamente en Santa María del Mar, al sur de Lima.

planta desalinizadora

La obra, que lleva por nombre “Provisión de Servicios de Saneamiento para los distritos del Sur de Lima (Provisur)”, beneficiará a más de 100 mil personas. “Hemos venido para asegurarnos que las obras se estén cumpliendo de acuerdo a las especificaciones, para que la población esté debidamente atendida y las molestias se reduzcan al mínimo, durante esta etapa constructiva”, indicó el ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento de Perú, Javier Piqué durante una visita a las obras.

En palabras del secretario de Estado, el proyecto cuenta con dos componentes, siendo uno de ellos la potabilización del agua del mar y por otro lado el tratamiento de aguas residuales. Respecto a la última, las aguas reutilizadas (residuales) estarán destinadas al riego de áreas verdes o bien serán devueltas al mar a través de un conducto submarino de 780 metros de largo. “Esto promueve un ciclo integral que ayudará a preservar el medio ambiente y mejorará la calidad de vida”, sentenció Piqué.

A la fecha las obras presentan un 50% de avance; y en ese sentido se espera que estén finalizadas el último trimestre de 2019. Cabe aclarar, que el proyecto en su totalidad comprende una planta desalinizadora de agua, la construcción y mejoramiento de dos plantas de tratamiento de aguas residuales, y la instalación de más de 250 kilómetros de tuberías de agua potable y alcantarillado.

Se estima que la capacidad productiva de la planta sea de 400 litros por segundo.