Brasil

Son cerca de US$450.000 millones los que totalizan un paquete de 105 nuevas licitaciones en Brasil, que se iniciarán el próximo mes de noviembre dentro del Programa de Inversiones Privadas (PPI) que tiene en agenda el país.

Carlos Alberto Santos Cruz, Ministro Secretario de Gobierno de la Presidencia, realizó este anuncio en el marco del 6° Foro Económico Brasil – Francia, realizado por la Confederación Nacional de la Industria (CNI) y aclaró que “actualmente hay 46 proyectos listos y recientemente se añadieron otras 59 iniciativas en sectores como ferrocarriles, puertos, aeropuertos, energía, petróleo y gas”. En ese sentido, Santos añadió que “como gobierno hemos preparado proyectos que garantizan la seguridad jurídica de inversores extranjeros, puesto que las empresas necesitan saber que su contrato a 25 o 30 años será respetado íntegramente. Es muy importante la seguridad jurídica para el empresario que está arriesgando su capital”.

Para fomentar tal seguridad jurídica, Santos agregó que “como gobierno estamos dedicados a hacer una limpieza de los proyectos antes de entregarlos a la iniciativa privada; lo que específicamente se traduce en eliminar asuntos jurídicos pendientes y otros aspectos antes que el proyecto sea licitado. Los empresarios necesitan tomar el proyecto listo para ser ejecutado”. Además de lo anterior, sentenció que “también es necesario una política económica bastante abierta y que promueva la privatización”.

Santos recordó y celebró que, durante las subastas de este año, las ofertas iniciales fueron superadas hasta en 10 veces, lo que, según el secretario de Estado brasilero, da muestras de confiablidad en la parte técnica y respecto de la legislación brasilera.

En tanto, el Presidente de la Confederación Nacional de la Industria (CNI), Robson Braga de Andrade, se refirió a que Brasil está viviendo un nuevo período de liberalización y modernización que posibilitaría la atracción de inversiones extranjeras y daría mayor competitividad a la industria nacional. “Con la realización de reformas estructurales, como la de la previdencia y la tributaria, que se están tramitando en el Congreso Nacional, serán eliminadas fuentes de inseguridad jurídica, así como el exceso de obligaciones burocráticas que penalizan a los emprendedores”, afirmó.