El mercado de equipos de construcción finaliza 2019 con noticias positivas en Brasil. El Estudio del Mercado Brasileño de Equipos de Construcción proyecta un crecimiento sólido para el segmento, muy por encima de las expectativas en las proyecciones realizadas en el último trimestre de 2018, con un aumento del 37%, alcanzando las 26.400 unidades vendidas contra las 19.300 unidades del año anterior. Esto significa que la industria verá un aumento en las ventas por segundo año consecutivo después de cuatro caídas seguidas entre 2014 y 2017.

daniel

Eurimilson Daniel es vicepresidente de Sobratema.

Este positivo resultado se debe principalmente a una mayor difusión del uso de estas máquinas en otros segmentos, además de la construcción. En la “edad de oro”, entre 2010 y 2013, cuando el mercado vendió más de 70.000 equipos en un año, con un peak de 83.500 unidades en 2011, el área de infraestructura fue predominante dados los muchos trabajos que se estaban haciendo a nivel nacional.

En el escenario actual, la agroindustria y la construcción de bienes raíces han ido ganando importancia para los fabricantes, permitiendo que el equipo se use con más frecuencia en estos dos segmentos y contribuyendo al apoyo del mercado. El crecimiento estimado de la línea amarilla (maquinaria de movimiento de tierras) en 2019 es del 31% en comparación con 2018, totalizando las 16.600 unidades contra 12.700 unidades vendidas el año anterior.

Esta reanudación sólida es un momento importante para el segmento, que necesitaba reestructurarse para sobrevivir a la fuerte crisis económica que golpeó al país, con ajustes en la producción, la gestión y los negocios. Estos porcentajes positivos demuestran que las acciones estratégicas tomadas por las compañías han sido correctas y que la demanda está aumentando y debería continuar en este camino en los próximos años.

Próximo año

Para 2020 Sobratema estima un aumento del 13% en las ventas de maquinaria de construcción. Además de las ventas continuas para la agricultura, que el Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA) proyecta que crecerán más de un 3% el próximo año, también existe la posibilidad de que haya un mayor número de nuevas obras en el marco del Programa de Asociación de Inversión (PPI). En 2019, el PPI subastó 35 activos para la iniciativa privada con inversiones de R$442.000 millones (unos US$105.000 millones). En noviembre, el Gobierno Federal calificó nuevos proyectos de infraestructura para el programa en el área de puertos y carreteras.

Un tema clave para el crecimiento continuo es la transformación que ha experimentado el mercado en los últimos años. El advenimiento de la tecnología, que permite más información y datos sobre los equipos, así como los problemas relacionados con la disponibilidad, la agilidad y la productividad, está revolucionando la relación de compra y venta de máquinas. El comprador es más exigente, busca el menor riesgo, lo que redundará en un mayor compromiso para los fabricantes y distribuidores.

Sin embargo, el sector está preparado. La industria es sólida, con tecnología, innovación y capacidad operativa para satisfacer las nuevas demandas, los agentes de construcción están consolidados, el mercado de alquiler de máquinas es robusto y el sector financiero tiene importantes programas de financiamiento. Solo falta un mejor entorno empresarial y más seguridad jurídica. Aun así, tuvimos la fuerza para superar la crisis y ciertamente tendremos mucha más fuerza para producir.

*Escrito por Eurimilson Daniel es vicepresidente de Sobratema.