El gobierno argentino está estudiando una propuesta presentada por la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco) que busca estimular la inversión privada en construcción.

Camarco

El “Plan de Reconstrucción de la economía a través de la Construcción Privada”, es una propuesta para la reactivación económica durante la post pandemia consensuada junto a la Unión de Obreros de la Construcción (UOCRA), la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), y la Asociación de Empresarios de la Vivienda (AEV).

La propuesta se basa en el análisis de los datos que indican que la construcción privada representa el 70% de la actividad del sector y la misma requiere poco aporte estatal, aunque sí necesita incentivos para recomponer la atracción del inversor.

El plan de la Cámara incluye tres etapas, a instrumentarse entre el tercer trimestre de este año y el 2021 para sostener la producción, reactivar y crecer , objetivos primordiales si se recuerda que durante el último año el sector ha perdido 150.000 empleos directos, equivalente a una caída del 40% interanual.

Las propuestas del sector a aplicar a partir del tercer trimestre de este año son:

- Reactivar las obras en curso utilizando boletos y adhesiones a fideicomisos de desarrollo.

- Activación del régimen de exenciones impositivas de la Ley de Presupuesto de 2019, para viviendas de valor inferior a 140.000 UVAs, simplificando su implementación.

A partir del cuarto trimestre, las sugerencias son:

- Creación de un vehículo para inversión en construcción –Sociedad Simplificada de Construcción– con incentivos a inversores y familias, con efecto fiscal positivo.

- Impulso al crédito hipotecario que, para el tomador, ajuste por el Coeficiente de Variación Salarial (CVS), con un fondo anticíclico de compensación ante eventuales descalces entre CER y CVS, ya que se mantendrían los depósitos ajustados por UVA.

Finalmente, entre el último trimestre de este año y el año próximo las propuestas son:

- Exteriorización de pesos para flujo de inversiones en obras nuevas y en construcción.

- Una Ley de la Vivienda que incentive la inversión permanente en vivienda para venta, alquiler o leasing, para los sectores medios de la población y que difiera el pago del Impuesto a las Ganancias sobre el aporte del terreno.

- Aportes previsionales para financiar la compra de viviendas, similares a “Minha casa, minha vida” de Brasil o al Infonavit de México

- Incentivo de Créditos Hipotecarios implementados contra posesión.