En un negocio cercano a los US$95 millones, Grupo Argos anunció la desinversión en Estados Unidos en 28  de sus 236 plantas de concreto en el país, instalaciones que según la empresa son activos pequeños y que no estaban muy bien conectados, por lo que no generaban la eficiencia esperada para la operación en Estados Unidos.

La venta de los activos ubicados en Arkansas, Virginia, Carolina del Sur y Georgia la hicieron a la empresa Smyrna Ready Mix Concrete (SRM Concrete), con sede en Tennessee fundada en 1999 y que en 2018 realizó uno de sus mayores movimientos con la adquisición de más de 10 plantas. Así, suma más de 100 facilidades con un foco en la costa este de Estados Unidos.

La idea de Argos USA es buscar eficiencia y competitividad y los recursos generados por esta operación “se destinarán en su totalidad a pagar deuda bancaria para fortalecer la flexibilidad financiera y maximizar el retorno sobre el capital empleado, en desarrollo de la estrategia de creación de valor y focalización de inversiones de la compañía”.