Cómo una cementera se volvió una de las mayores del mundo sin perder de vista su origen. 

2017 mex new airport mexico city main 1920x1200

En sus 112 años, CEMEX se ha vuelto una corporación global con ingresos quwe superan los US$13.000 millones al año.

Cuando esta edición de Concreto Latinoamericano esté en circulación por toda Latinoamérica, CEMEX estará cerca de cumplir 112 años de actividad. La empresa, que comenzó modestamente , hoy es una multinacional con presencia en más de 50 países (si se consideran relaciones comerciales en general, su presencia sube a más de 100 países), ocupa el puesto de la segunda mayor cementera del mundo.

En 1906, Cementos Hidalgo se funda en la ciudad de Monterrey. En 1920 crearía Cementos Portland Monterrey, empresa que inaugura la primera planta cementera de vía seca en México, posicionándose en la vanguardia tecnológica de ese entonces. Diez años más tarde la compañía invierte en un segundo horno y dobla su capacidad de producción, hasta alcanzar las 40.000 toneladas anuales.

Estas dos empresas de Monterrey deciden fusionarse en 1931 y adoptan el nombre de Cementos Mexicanos S. A.

La nueva empresa inicia su operación y menos de 20 años después tiene una capacidad de producción de 124.000 toneladas anuales de cemento. Era significativo: el número era casi cuatro veces más que lo que producía Cementos Hidalgo en 1906.

Mucha historia mexicana pasó por esta empresa, tal como también muchas adquisiciones corporativas en su país (como por ejemplo Cementos Maya, Cementos Portland del Bajío y Cementos Guadalajara). Hoy, CEMEX es un actor corporativo de la más alta categoría donde, además de números absolutamente envidiables, su marca es una de las más potentes en el mundo de la construcción e infraestructura, su influencia sobre el sector es considerable a nivel mundial y su contribución al desarrollo del mundo como un todo, es decisiva.

Al proveer cemento, concreto y agregados, ayudó a construir el mundo moderno. Pero siempre conllevando un espíritu de responsabilidad social que le hizo compartir los beneficios de su crecimiento. Un caso emblemático de multinacional consolidada que, al tener su origen en una región que sigue buscando su desarrollo, mantiene consciencia de los requerimientos de los más necesitados.

En números

Los números de CEMEX lo dicen todo. Son US$13.400 millones en ventas anuales, que generan un EBITDA operacional de US$2.750 millones. Las ventas de este año debieran mantenerse en un rango similar. Entre enero y septiembre los ingresos netos alcanzaron los US$10.244 millones, levemente por sobre los US$10.196 millones obtenidos en el mismo periodo del año pasado.

Sus casi 41.000 empleados son responsables por una capacidad anual de producción de cemento de 93 millones de toneladas, de 151 millones de toneladas de agregados y de 52 millones de metros cúbicos de hormigón. De hecho, según la empresa, ellos lideran el mercado del hormigón en el mundo.

Del total de sus ventas globales, un 39% corresponde a concreto pre mezclado, mientras que el cemento portland responde por un 45% y los agregados son los 16% restantes.

Contrariamente a lo que se podría suponer, América Latina no es su principal mercado. Sus ventas se distribuyen bien alrededor del mundo, pero es en Estados Unidos donde se concentra la mayor proporción con un 28% del total de su venta global. Europa le sigue con un 25%, México responde por un 22% y las Américas Central, del Sur y el Caribe representan un 13%. Finalmente, en las regiones de Asia, Medio Oriente y África obtiene el restante 12% de sus ingresos.

Los impactantes resultados provienen de una estructura productiva que se compone básicamente de 1.561 plantas de producción de concreto, 56 plantas de producción de cemento, 262 canteras, siete moliendas de cemento, 166 terminales logísticos de distribución, 57 terminales dedicados exclusivamente a despacho de cemento, y 30 terminales portuarios propios. No caben dudas respecto su capacidad de generación de riqueza.

En América Latina, CEMEX Latam Holdings, o CLH, es la subsidiaria responsable por la gestión de los negocios en los mercados de Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador y Brasil. Sus números también son importantes.

Con ventas líquidas en 2016 por US$1.315 millones, que ha generado un EBITDA operacional de US$424 millones, su capacidad de producción de cemento en la región es de 7,6 millones de toneladas. Sus canteras de extracción de agregados son 17, y las plantas de producción de concreto son 88 en estos mismos países.

En el aspecto financiero, como compañía que tiene sus acciones negociadas tanto en México como en Nueva York, CEMEX viene adoptando una política de intensa reducción de su deuda corporativa. Al reordenar su estructura de capital, deshaciéndose de algunos activos en lugares específicos del mundo, la empresa se posiciona para seguir creciendo.

El resultado global del tercer trimestre de 2017, por ejemplo, muestra cómo dicha política viene teniendo efecto. El total de su deuda corporativa era de US$11.558 millones en septiembre de 2017, pero justo al final del tercer trimestre logró reducirla en US$369 millones. Los resultados en la reducción de su apalancamiento financiero los obtuvo de varias maneras, pero iniciativas como la venta de su participación en Grupo Cementos de Chihuahua por US$168 millones, y la venta de Cadman Materials por US$150 millones, son determinantes.

No debieran existir dudas de que CEMEX logrará reordenar su estructura financiera en algunos años más.

Infraestructura

En la economía real, su participación sigue siendo intensa. CEMEX proveerá un concreto de alta resistencia a sulfatos para las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM). Este concreto de alta resistencia, especialmente denso e impermeable, ha sido diseñado especialmente para terrenos con características especiales como en los que se instalará el NAICM, que se construye en el lecho del Lago Texcoco.

France

Se espera que CEMEX entregue durante las obras del primer terminal y la construcción de la pista 2 del NAICM nada menos que 1.165.000 metros cúbicos de hormigón pre mezclado. Esta obra es la primera etapa del proyecto, y cuando entre en operación podrá atender 68 millones de pasajeros al año. Una segunda etapa deberá ser construida, para entonces aumentar la capacidad a 120 millones de pasajeros año.

También en su México natal, CEMEX ha ayudado en la restauración del pavimento de un monumento histórico de valor cultural incalculable, la Plaza de la Constitución, el famoso Zócalo.

Para ese lugar, la empresa produjo en tiempo récord en una de sus centrales más cercanas, que fue asignada especialmente para dicho proyecto, un concreto especial que respetara las características arquitectónicas del sitio (reconocido como Patrimonio Mundial por la Unesco en 1987).

Para el mismo proyecto Zócalo, fueron vertidos 10.000 m3 de este concreto especial, el que la cementera garantiza asegurando que tendrán más de 30 años de vida útil, sin grandes necesidades de reparación.

En Panamá, la compañía ha participado en una variedad de proyectos, entre los cuales destaca la ampliación del Canal de Panamá donde CEMEX desarrolló otro concreto especial para la extensión del terminal de Manzanillo, una de las entradas del Canal por el Océano Atlántico.

Confirmando su consumada internacionalización, CEMEX ha contribuido también en Francia con un concreto especial autocompactante, que fue utilizado en la construcción de la clínica La Croix du Sud, en la ciudad de Toulouse. Fueron 26.000 m3 de este concreto altamente fluido, diseñado así para atender requerimientos estéticos del arquitecto, que optó por no dejar uniones en sus muros de 14 metros de altura. Similar tecnología de mezcla fue utilizada por CEMEX en la construcción del Túnel Ciudad de Leipzig, en Alemania.

En Inglaterra, la empresa participó este año en un proyecto ferroviario, una conjunción de cruces de trenes cerca la famosa estación de Waterloo, en Londres. El proyecto consistía en producir los durmientes de concreto para los 1.800 metros de rieles de acero además de apoyar la ingeniería de colocación de ellos de acuerdo con un preciso posicionamiento pre definido. Eso exigió de CEMEX UK la codificación por números y colores de cada durmiente producido.

Sociedad

Destacar el papel de CEMEX en el crecimiento y el mejoramiento de la infraestructura en todo el mundo podría tomar páginas y páginas, sin embargo, un perfil de la empresa no queda completo sin mencionar su gran responsabilidad social. Son innumerables los ejemplos de iniciativas de apoyo a comunidades, proyectos de desarrollo social y con temática ambiental en todos los territorios de su actuación.

Los recientes sismos que devastaron varios lugares de México fueron una oportunidad que tuvo la compañía para mostrar su compromiso social. Luego de los daños, CEMEX anunció la donación del equivalente a US$1 millón en recursos materiales para los esfuerzos de reconstrucción y reducción de daños.

Fueron aportados insumos básicos de supervivencia, se liberaron funcionarios para actuar como voluntarios en las búsquedas y reconstrucciones, se recolectaron donaciones financieras entre funcionarios que fueron aumentadas por la empresa, se pusieron vehículos y maquinaria a disposición de los trabajos de desalojo de escombros, se ampliaron las facilidades a los constructores de vivienda autónomos y se dieron beneficios comerciales a los afectados por la tragedia.

“Ante esta tragedia provocada por la naturaleza, tenemos la responsabilidad de seguir y salir adelante apoyando a nuestros hermanos mexicanos. Todos podemos ser parte de este gran esfuerzo para reponernos ante la adversidad”, dijo entonces el director general de la compañía, Fernando González Olivieri.

También fuera de situaciones dramáticas, la empresa actúa con responsabilidad social. Las comunidades del estado de Quintana Roo recibieron al final de 2017 un total de 3.000 estufas modernas para el invierno, a fin de que se reemplacen los fogones que provocan humo y accidentes domésticos.

La historia de CEMEX llegó a ser global no sólo porque su desarrollo comercial y financiero así la hizo, sino porque su identidad corporativa conoce y platica con ambos lados del mundo globalizado.