Si bien hay desigualdades, la región parece prosperar. 

DENIS

Obras como la del estadio de beisbol Dennis Martínez animan la construcción en Nicaragua.

El desarrollo de complejos inmobiliarios y comerciales marcaron la pauta en Centroamérica durante 2017, especialmente en Costa Rica, República Dominicana, Panamá y Guatemala.

Cifras del Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos (CFIA), revelan que en Costa Rica se construyeron durante el año pasado un total de 3,5 millones m2 en obras habitacionales y 2,4 millones m2 en proyectos comerciales.

Por su parte, en Guatemala, de las más de 5.500 licencias de construcción autorizadas en 2017, sobre 3.000 correspondieron a proyectos de vivienda y 220 para comercio.

Otro país con destacado desempeño en el sector construcción durante 2017 fue Panamá, que según datos de la Contraloría General de la República dan se construyeron 3,7 millones de m2 nuevos, señalando a los proyectos de tipo residencial como el segmento de mayor crecimiento con 2,4 millones de m2.

Mientras tanto, en Nicaragua, además de obras comerciales, la Cámara de la Construcción explicó que proyectos como el Estadio Nacional Dennis Martínez y otras obras para la celebración de los juegos Centroamericanos, inyectaron dinamismo al sector.

Igualmente, la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), detalló que hasta el tercer trimestre de 2017 se había registrado un crecimiento del 4,6% en la industria, resultado que se explica, en gran parte, por los proyectos habitacionales. Para este 2018 se han planteado una meta más ambiciosa; crecer por encima del 6% con la ayuda del sector privado y público.

SIETE REALIDADES

Costa Rica

El 2017 fue un año positivo para la concreción de obras estratégicas en Costa Rica.

MOIN

Vista aérea de la obra en el Terminal de Contenedores de Moin, en Costa Rica.

Un repaso por varios de estos proyectos evidencia una agenda cargada de obras de impacto iniciadas en el 2017, en áreas tan diversas que van desde transporte hasta el turismo, de energía a deportes. Entre las iniciativas más destacadas destaca la primera fase de la Terminal de Contenedores de Moín (TCM), concesionada a la empresa APM Terminals, la que en la actualidad observa un avance del 55%, por lo que las autoridades de la empresa estiman que se cumplirá con el cronograma para este 2018. Este proyecto de $1.000 millones permitirá que Costa Rica aumente su capacidad para recibir barcos de hasta 8.000 TEUs.

Otra obra costarricense de importancia fue la ampliación del aeropuerto internacional Daniel Oduber, obra que se comenzó en los primeros días de enero del 2017 en Liberia, Guanacaste, y que finalizaron en noviembre de ese mismo año. Con una inversión de US$10.3 millones, las nuevas instalaciones aumentaron su capacidad en un 20% y tendrán cabida para recibir pasajeros hasta el año 2023.

En el área deportiva, la edificación del Centro Acuático en el Parque La Sabana, consta de una construcción de 25.000 m2. El proyecto, valorado en US$25 millones, será financiado por la vía de crédito público y se estima que su construcción estará lista para finales del 2018.

Otro complejo en edificación es el Pabellón Deportivo en el Parque de la Paz, el que consiste en una construcción de 36.000 m2. Tendrá una inversión de US$13,5 millones y también se espera su término para fines de 2018.

Pero quizás más importante es el proyecto del Centro Nacional de Control de Energía, un edificio que contará con las instalaciones más modernas de este tipo en Centroamérica. El proyecto es financiado principalmente por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con una inversión que asciende a US$59 millones.

Panamá

En Panamá el sector construcción se ha visto estimulado por proyectos públicos y privados como la Línea 2 del Metro, la Renovación Urbana de Colón, el tercer puente sobre el Canal y la Planta de Gas Natural en Colón, entre otros.

PANAMA

Línea 2 del metro en pleno avance. País destaca en Centroamérica por su dinamismo constructivo.

Asimismo, el país centroamericano concentra la mayor inversión en proyectos de edificios de oficinas, con US$900 millones, esto según al área de inteligencia comercial de Central America Data.

Pronto los panameños verán la ejecución del proyecto de Ampliación Puente de las Américas-Arraiján, que será emprendido por el Ministerio de Obras Públicas y que consiste en un tramo de 10 kilómetros como parte de la continuidad del proyecto del Cuarto Puente sobre el Canal de Panamá.

Con la ampliación, además, se proyectan más de 25 kilómetros de nuevos accesos viales, ampliaciones de calzada, vías colectoras y reposiciones de carreteras y caminos, con una inversión cercana a los US$324 millones.

Desde la inversión privada destaca el complejo turístico en el área de Chame. La iniciativa que demandará inversiones por unos US$275 millones incluirá residencias, un hotel de 16 niveles y 300 habitaciones, un área de uso comercial así como una marina con capacidad para 403 embarcaciones, en un área de 55 hectáreas, cuyo dueño es la empresa desarrolladora Portones del Mar Yacht Club & Resort.

Honduras

Honduras experimentó un crecimiento del 6% en su construcción durante 2017, impulsada por los proyectos de infraestructura vial, vivienda y oficinas corporativas; así lo indicó Oscar Calona, presidente de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción.

De acuerdo con Calona, en la actualidad se resalta principalmente el tema de vivienda social donde se lograron aprobar 83 proyectos a través de Convivienda. En edificaciones, en tanto, hubo un repunte principalmente en las dos ciudades más importantes del país: Tegucigalpa y San Pedro Sula, “por lo que hoy tenemos mucha construcción de condominios y oficinas”.

Agregó que en temas de infraestructura vial, “vemos que a través de las alianzas público privadas se han ejecutado alrededor de US$1.500 millones, asimismo se han atendido más 500 kilómetros de la red vial con lo cual tenemos mejoras sustanciales en este campo”.

Salvador

A comienzos de año, la Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (Casalco) dio a conocer sus previsiones respecto a la inversión privada en el rubro. En ese entonces su titular, Ángel Díaz, previó que este monto rondaría los US$1.400 millones.

Este año, la construcción podría reportar números positivos por tercer año consecutivo y crecer hasta un 3%, impulsada por la ejecución de más de 130 obras de inversión privada “de gran impacto”.

Ya el año pasado se habían iniciado 60 grandes proyectos y este año se sumarían otras 70 construcciones.

Nicaragua

Durante 2017 la industria de la construcción creció estimulada por el plan de inversiones del gobierno y otros factores que promueven la inversión privada, como la ley de asociación público privada, la derogación del impuesto patriótico a los productos provenientes de Colombia y el crecimiento de la cartera hipotecaria de los bancos que ha venido aumentando anualmente entre un 17% y un 20%.

Lo anterior estimuló a la industria y ésta experimentó un crecimiento de cerca del 4,3% durante el primer cuatrimestre de 2017, en comparación con el mismo periodo del año pasado. Según cifras oficiales, durante el ejercicio el sector habría alcanzado un alza del 7,6%.

Asimismo proyectos como el Estadio Nacional Dennis Martínez y otras obras necesarias para los juegos Centroamericanos, inyectaron dinamismo al sector.

Otro de los proyectos urbanos que generó mayor expectativa el año pasado fue la ampliación de la Pista Juan Pablo II. La iniciativa, que contempla la construcción de 9,5 kilómetros de avenida urbana en Managua, representa una inversión de aproximadamente US$262 millones.

El país también sobresale por proyectos como el puerto de Bluefields (Región Autónoma de la Costa Caribe Sur), el cual se encuentra en la etapa de estudio de factibilidad; o la Carretera Costanera, que unirá 26 playas de la costa pacífica y que contempla una extensión de 107 kilómetros.

República Dominicana

El sector construcción dominicano ha crecido bastante en infraestructura y desarrollo, su incremento no solo se refleja en la economía sino en modernidad y repunte tecnológico.

La información se ajusta a datos recientemente suministrados por el Banco Central de la República Dominicana, el cual afirma en sus estadísticas que uno de los sectores con mayor crecimiento durante el pasado año 2017 fue el de la construcción, logrando alcanzar cifras de 8,8%.

La entidad detalla que la inversión pública y privada en proyectos habitacionales, complejos turísticos, centros educativos y carreteras fueron señales que demostraron el desarrollo económico con que se manejó el sector en dicho año. De hecho, la industria de la construcción en República Dominicana se ha convertido en los últimos años en el pilar de la economía local, debido al auge que ha tenido a nivel turístico y en sectores públicos y privados.

Según explica el expresidente de la delegación Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (Codia) de la provincia Santo Domingo, Santiago Caba, uno de los factores más importantes que ha generado la construcción, ha sido el empleo de tecnologías de punta en estructuras metálicas, revestidas, y otras técnicas avanzadas.

“Nos sentimos altamente orgullosos del crecimiento y repunte de la industria de la construcción en República Dominicana, por eso apostamos a que si este auge continúa en aumento, en un futuro cercano tendremos la demanda de inversionistas extranjeros usando nuestras tecnologías”, afirmó Caba.

Guatemala

Como se menciona al comienzo de este artículo, en Guatemala el gran impulsor de la construcción fue el sector inmobiliario, el que ha sido testigo de un auge en el lanzamiento y construcción de nuevos proyectos de apartamentos, oficinas y uso mixto.

Según cifras de la comisión de estadística de la Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGC), se autorizaron durante el 2017 más de 5.500 licencias de construcción para diferentes proyectos. Esta cifra representa una variación anual de 20,3% y se espera que para el presente año la actividad inmobiliaria continúe dinamizando a la industria de la construcción y que se logren aún mejores cifras.

Del total de licencias aprobadas un 58,6% fueron para vivienda y comercio, menos del 1% para industria, y el resto fue para ampliaciones o reparaciones.

A pesar del difícil escenario político actual, se espera que el sector inmobiliario ofrezca un comportamiento igualmente activo.