El impacto del covid-19 es innegable. La pandemia no es sólo una crisis sanitaria, sino que también ha golpeado con muchísima fuerza la economía de los países. Y aunque sea de perogrullo mencionarlo, es importante estar conscientes de esto.

SK

La mayor constructora chilena, Sigdo Koppers, ha sido testigo de los impactos de la pandemia.

La economía chilena ha tenido un durísimo primer semestre y las proyecciones a futuro son poco claras. De hecho, el Fondo Monetario Internacional realizó un fuerte recorte de 3 puntos porcentuales al escenario central del país y el decrecimiento alcanzaría un 7,5% en el año, caída incluso superior al 4,9% que se espera para el mundo, pero casi la mitad de la contracción del 9,4% esperada para América Latina.

La construcción, por supuesto, no está ajena a esta dinámica y las principales compañías del sector han visto fuertes disminuciones en sus ingresos e impactos aún mayores en sus utilidades.

Semestre negro

La mayor constructora chilena (y latinoamericana), Sigdo Koppers, ha sido testigo de los impactos de la pandemia, y en su reporte semestral comunicó una caída del 15,5% en sus ventas en comparación con el primer semestre del año pasado, alcanzando ingresos por sólo US$985,3 millones. La disminución se explica por menores ventas físicas en la mayoría de sus filiales, las cuales se han visto afectadas por los efectos de la propagación del covid -19 a nivel mundial.

Por otra parte, la utilidad neta de la compañía alcanzó los US$18,3 millones, lo que representa una caída de un 59,7% frente al periodo enero-junio de 2019.

“Estos tiempos de covid-19 son momentos de cambio y adaptabilidad, donde el gran desafío ha sido reaccionar rápidamente, tomando todas las medidas sanitarias necesarias de protección ante posibles contagios de nuestra gente y lograr la continuidad del negocio. Asimismo, implementamos el teletrabajo y hemos estado apoyando a nuestros colaboradores con información oportuna y relevante frente a la pandemia que, por cierto, es un tema desconocido para todos y hemos ido aprendiendo en terreno”, señaló a CLA, Sandro Tavonatti, CEO de Ingeniería y Construcción Sigdo Koppers.

“En los 60 años de historia de ICSK, hemos enfrentado varias crisis y de todas hemos sabido salir adelante, ya que es importante ver este tipo de sucesos como oportunidades para mejorar y desarrollar nuevas habilidades que en situaciones normales quizás no hubiésemos puesto atención. Lo bueno de una crisis de esta envergadura, es reaccionar a tiempo y adaptarse rápidamente a los cambios que nuestros clientes y el mercado requieren para asegurar la continuidad operacional del negocio. Estamos trabajando constantemente en hacer cambios significativos que nos permitan mayor eficiencia y agilidad en nuestros procesos”, continuó.

SK1

Sigdo Koppers también está participando del proyecto MAPA.

La segunda mayor constructora chilena, Salfacorp, sintió un golpe aún más fuerte. Los ingresos de actividades ordinarias de la empresa experimentaron una caída del 50,9%, hasta los 194.297 millones de pesos (cerca de US$255 millones). Las ganancias, por su parte, disminuyeron en un 30,7%, alcanzando los 20.688 millones (unos US$27 millones).

“Se ha puesto especial atención en la continuidad operacional para seguir atendiendo a clientes y mandantes, pero al mismo tiempo controlando al máximo los costos y gastos e implementando una política general de austeridad. Esto incluye (i) eliminación de cualquier gasto y costo misceláneo; (ii) fomentar el teletrabajo con el debido soporte tecnológico; (iii) disminución de la dotación mediante la reducción permanente o transitoria de jornadas de trabajo y (iv) reducción temporal de sueldos del personal indirecto y de ciertos beneficios. Todo esto ha sido posible gracias a la disposición y compromiso de todos nuestros colaboradores”, señaló la compañía.

Otra importante compañía, Besalco, anotó en tanto un descenso del 22% en sus ingresos, pasando de 209.043 millones de pesos (casi US$275 millones) en el primer semestre de 2019 a los 163.014 millones (alrededor de US$213 millones) entre enero y junio de este año. Sin embargo, la compañía redujo en un 25,2% los costos de ventas, logrando así un aumento del 12,2% en su ganancia bruta. Finalmente, las ganancias de la compañía alcanzaron los 2.890 millones de pesos (US$3,7 millones), un 17% por debajo de los 3.484 millones (US$4,5 millones) obtenidos el primer semestre de 2019.

Con optimismo

Mapa-01 Ago 2020

Echeverría Izquierdo es parte del proyecto MAPA, una de las iniciativas de celulosa más importante de Chile.

En términos de ingresos, algo más positivos son los números de Echeverría Izquierdo, empresa que alcanzó ventas por 147.678 millones de pesos (unos US$193 millones) durante el primer semestre, un 3,6% por sobre los 142.540 millones (cerca de US$186 millones) del mismo periodo del año pasado.

Fernando Echeverría, investor relations de la empresa, destaca que el segmento de edificación y obras civiles fue el más impactado por el covid-19, con ingresos por 37.412 millones (alrededor de US$50 millones) en el semestre, una caída del 34,4% en relación con el mismo periodo del año pasado, “esto debido principalmente a las paralizaciones por cuarentenas decretadas como consecuencia de la pandemia por la autoridad sanitaria,”. Las cifras de edificación y obras civiles se contrastan con las del segmento de servicios y construcción industrial, que en el periodo generó ingresos por 98.106 millones (más de 66% del total consolidad), un salto del 36,9% respecto a enero-junio del año anterior.

En términos de ganancia bruta, éstas se redujeron en un 54,6% en el periodo analizado, totalizando 9.605 millones (US$12,5 millones).

“Cuando hacíamos las proyecciones económicas el año pasado, pensábamos que 2020 sería el mejor año de la compañía, pero por supuesto estas estimaciones han cambiado”, dice Echeverría, quien de todos modos se muestra optimista para lo que queda del año. “En general hemos tenido muy buenos segundos semestres, y sin duda en lo que queda del año vamos a mejorar el resultado del primero”. En definitiva, de acuerdo con el ejecutivo, “para ser un año tan especial, no está tan malo, y las constructoras hemos podido sortear la crisis”.

Pymes

Pero si grandes empresas vieron fuerte mermas en sus ventas y ganancias, las pequeñas y medianas empresas del país sintieron con más rigor los impactos de la pandemia. Una crisis que llegó de sorpresa. “Cuando en Chile recibimos los primeros reportes sobre la aparición de este nuevo virus y el avance que tenía en su país de origen, se veía muy lejos que esta situación nos afectara en el corto plazo, por lo que las medidas eran nulas o casi nulas. Al final, solo se optó por tratar de darle un gran último impulso a los proyectos, para que el periodo de detención no afectará tanto el retorno a las faenas”, señala Fernando Toloza, gerente general de Dos Cumbres Spa.

Según el ejecutivo, no se puede dejar de lado el desmedro económico provocado por la pandemia ni la incertidumbre sobre el comportamiento del mercado global luego de este evento, que, sumado a la presión de clientes solicitando el cumplimiento de los compromisos adquiridos, han generado un estrés laboral importante. Toloza advierte que “lo anterior no desvía en ningún caso la atención a nuestro deber social respecto a nuestros colaboradores, ya que como primera prioridad se decidió mantener los contratos, haciendo uso de la ley de protección del empleo impulsada por el gobierno”.

“¿Está preparado este rubro o una pyme, como la que yo represento, para enfrentarse en el corto plazo a un fenómeno de similares características?”, reflexiona.

Reactivando el sector

La Cámara Chilena de la Construcción (CChC) presentó a mediados de 2020 una propuesta para reactivar el sector en el país, la que considera para los próximos tres años inversiones por US$22.600 millones y la creación de 600.000 puestos de trabajo.

El “Plan de Empleo y Reactivación” contempla para el trienio 2020-2022, una inversión total de US$22.600 millones, considerando US$10.290 millones de inversión pública y US$12.310 millones de inversión privada, y la creación de 600.000 empleos (240.000 en 2020 y 360.000 en 2021 y 2022).

La propuesta plantea asimismo otros dos objetivos prioritarios: satisfacer demandas sociales asociadas a vivienda, equipamiento urbano e infraestructura básica y abordar problemáticas urgentes, como es la crisis hídrica que afecta al país. Todo esto a través de un impulso a la inversión y un estrecho trabajo colaborativo entre el sector público y el privado.

Vivienda y Ciudad

La CChC propone la creación de 495.000 empleos directos e indirectos (200.000 este año y otros 295.000 en el período 2021-2022) y mitigar los problemas de déficit habitacional, allegamiento y la proliferación de campamentos mediante:

- Crear 271.000 empleos mediante la construcción en condiciones especiales de 90.000 viviendas de integración social y territorial asociadas al Programa DS 19, para activar de inmediato la oferta ya disponible.

- Crear 135.000 empleos mediante la resolución de incertezas que afectan a 45.000 viviendas ya autorizadas, pero cuyas obras no se han iniciado.

- Crear 40.000 empleos mediante la construcción de 5.000 viviendas de un plan piloto de “Arriendo Protegido” en terrenos fiscales.

- Crear 30.000 empleos mediante la entrega en condiciones especiales de 20.000 nuevos subsidios para mejoramiento de viviendas y barrios.

- Crear 19.500 empleos mediante la construcción en condiciones especiales de 10.000 viviendas para sectores vulnerables en zonas de mayor déficit habitacional.

La propuesta considera una inversión total de US$9.600 millones, con US$7.500 millones de inversión privada y US$2.100 millones de inversión pública.

Infraestructura

Con el objetivo de generar 104.200 empleos directos e indirectos (42.600 este año y otros 61.600 en el período 2021-2022), la propuesta gremial considera:

- Crear 62.400 empleos mediante la construcción de 331 proyectos para mejorar movilidad urbana e interurbana.

- Crear 18.000 empleos mediante La construcción de 224 proyectos para aumentar la disponibilidad de agua en el país.

- Crear 17.900 empleos mediante la construcción de cinco proyectos de las áreas de Minería y Energía.

- Crear 5.900 empleos e incorporar 423 nuevas camas al sistema hospitalario mediante la ejecución de 105 proyectos relacionados con reparación y construcción de consultorios y servicios de salud, entre otros.

La propuesta en infraestructura considera una inversión total de US$13.000 millones, con US$4.810 millones de inversión privada y US$8.190 millones de inversión pública.

Requisitos estructurales

En la presentación del “Plan de Empleo y Reactivación” el gremio señaló que para lograr estos objetivos se debe cumplir una serie de “requisitos estructurales”. Entre estos, destacó la importancia de la política pública para reducir la insolvencia de las empresas, el perfeccionamiento de las relaciones contractuales, la certeza jurídica para el desarrollo de inversiones, la eliminación de trabas regulatorias y de burocracia, una política de estímulos a la inversión privada y a la contratación, la elaboración de una “Agenda Digital” y un plan de retorno para iniciar la reactivación basado en protocolos sanitarios, como el que ya ha puesto en marcha la industria de la construcción.

 

Buildtek prepara nueva etapa de crecimiento

buildtek

Con una fuerte expansión de sus servicios en los mercados de minería, energía, industria y el sector portuario, Buildtek prepara una nueva etapa de crecimiento luego de que la multinacional australiana Monadelphous comprara parte de la compañía a fines de 2019.

Víctor Valech, gerente general de Buildtek, señala que han expandido sus servicios de ingeniería & montaje, mantenimiento y aseo industrial tecnificado y están aumentando su participación de mercado en Chile y Sudamérica.

“La capacidad financiera de Buildtek y sus fortalezas técnicas en toda la cadena de valor para desarrollo de contratos, permiten proyectar un crecimiento significativo, el que ya estamos experimentando especialmente desde la adquisición por parte de Monadelphous”, afirma el ejecutivo.

Monadelphous proporcionó una inyección de capital sustancial como parte del proceso de adquisición, fortaleciendo significativamente su balance y potenciando su capacidad financiera.

“Podemos decir con seguridad que Buildtek tiene una sólida estructura financiera que posibilita abordar una mayor cantidad de proyectos simultáneamente, obras de gran envergadura y, lo más importante, ejecutar de manera segura y oportuna los proyectos y contratos en beneficio del negocio de los clientes”, indica Rob Velletri, CEO Monadelphous.

 

CChC elige nueva directiva

La Cámara Chilena de la Construcción ha elegido a una nueva mesa directiva para el periodo 2020-2021, la que está presidida por Antonio Errázuriz Ruiz-Tagle, a quien acompañan Juan Armando Vicuña, Carlos Zeppelin y Pedro Plaza en calidad de vicepresidentes y Patricio Donoso como past presidente.

mesa directiva

Errázuriz, de 67 años, cuenta con 37 años de experiencia profesional y ha sido director de varias empresas en el ámbito de la construcción, fue director de la Mutual de Seguridad y vicepresidente de la CChC. “Junto con agradecerles el respaldo entregado, quiero invitar no solo a ustedes como socios de la CChC, sino que a todos los ciudadanos de nuestro país a unirnos y en conjunto, sacar adelante a Chile, que hoy más que nunca lo requiere”, dijo el nuevo presidente de la entidad.