El próximo 11 de marzo hay cambio de gobierno en Chile y su futura Ministra de Transportes esbozó algunas líneas de lo que será su gestión, la que se centrará en lograr un equilibrio entre la infraestructura portuaria y la red vial que la sostiene.

El presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, quien asume este 11 de marzo, anunció su próximo gabinete de ministros para el comienzo de su mandato. Entre ellos, se encuentra la nueva Ministra de Transportes, Gloria Hutt; cuyo perfil técnico y experiencia como subsecretaria en esa cartera, unidos a su buena relación con los gremios marítimos portuarios y del transporte, pavimentaron su retorno a dicha secretaría de gobierno.

Gloria Hutt, futura Ministra de Transportes

Gloria Hutt, futura Ministra de Transportes

En entrevista con el Portal Mundo Marítimo, la inminente Ministra de Transportes de Chile, sostuvo que las tendencias mundiales muestran un crecimiento sostenido en lo que a transportes de carga y ferrocarriles se refiere: “Una razón es la densificación urbana que convierte a las ciudades en polos de producción y consumo muy fuertes, lo que genera flujos importantes de productos. Más del 90% de esa mercancía se va a mover por buque, pero lo que queda en tierra, que se reparte entre camiones y trenes, sigue siendo una cantidad muy grande y creciente. Se supone que al año 2050 se multiplicará 4 veces lo que se mueve actualmente”, dice.

También tuvo algunas palabras para el proyecto del consorcio chino-chileno TVS de desarrollar un tren de alta velocidad entre Santiago y Valparaíso. En ese sentido, la futura secretaria de Estado afirmó que “debemos separar el transporte de carga del de pasajeros para no tener problemas más adelante cuando crezca la demanda de personas que viajan y a la vez haya que transportar carga por las mismas líneas”

En relación con el Puerto de Gran Escala (PGE) en San Antonio, anunciado hace pocas semanas por la presidenta Michelle Bachelet, Hutt afirmó que se inclina por una “Logística de Gran Escala”, dado que considera inconsistente un PGE sin una red de recepción y despacho que lo sustente. En ese sentido, remarcó que en el gobierno que comienza en marzo, tendrá la propuesta de activar aquello que está retrasando la logística “La nueva infraestructura portuaria está en su capacidad, hay que apurarse con la red vial. No hay un buen balance, eso hace que uno no pueda sacarle el mayor rendimiento al puerto, no puedes despejarlo rápido”, ejemplificó.

Respecto al sistema de administración y operación del futuro PGE, Hutt plantea que el modelo de concesiones “ha funcionado muy bien y lo bueno no hay que cambiarlo. Lo que sí debe existir es integración y trabajos coordinados que generen economías. Pero mantendría la inversión privada para la construcción y la operación”.