Concesión Costera entregará durante el segundo semestre el viaducto más largo de Colombia.

Dji 0242

El viaducto sobre la Ciénaga de la Virgen tendrá 5,4 kilómetros de longitud, el tercero más largo de América Latina.

Con unos seis meses de anticipación Concesión Costera -consorcio conformado por cuatro reconocidas firmas constructoras: MHC (Mario Huertas Cotes), Constructora MECO, Constructora Colpatria y Castro Tcherassi- estima entregará el Viaducto sobre la Ciénaga de la Virgen, infraestructura que se construye en la ciudad de Cartagena, Colombia.

La iniciativa forma parte de la primera ola de la Cuarta Generación de Concesiones (4G) de la Agencia Nacional de Infraestructura, dirigida a reducir la brecha en infraestructura y consolidar la red vial en Colombia. Actualmente se encuentra en su tercer año de la fase constructiva y a finales de 2018 entrará en la etapa de operación.

El Viaducto operará como la segunda calzada de la Vía al Mar en sentido Cartagena – Barranquilla, su longitud será de 4,73 kilómetros sobre la Ciénaga y 5,4 kilómetros en total, dimensiones que lo convertirán en el viaducto más largo de Colombia y el tercero más largo de Latinoamérica.

La obra destaca no sólo por su magnitud. La estructura está compuesta por 129 secciones, cada una con seis pilotes, una viga cabezal, tres vigas y una losa superior o tablero de 37 metros de longitud. Para su construcción serán necesarias 6.318 toneladas de acero y 69.398 metros cúbicos de concreto. Según Concesión Costanera su construcción marcará un nuevo hito para la ingeniería colombiana porque rompe actuales paradigmas constructivos del país e implementa el novedoso método constructivo Top Down,. Esta tecnología permite la prefabricación de elementos en tierra, para minimizar las actividades en el sitio de construcción y el mantenimiento de la estructura, garantizando la preservación del medio ambiente. Cabe recordar que la Ciénaga es una zona de manglares.

Luego, con ayuda de equipos de punta como vigas lanzadoras (estructuras de 600 toneladas y 168 metros de longitud), se van colocando las piezas prefabricadas y se arma el Viaducto de arriba hacia abajo.

En total se tienen dos vigas lanzadoras que construyen simultáneamente desde cada uno de los costados y entre los meses de marzo y abril se estarían uniendo, para culminar las obras en el segundo semestre de 2018.

Beneficios

El propósito de esta solución vial además de mejorar la conectividad entre Cartagena y Barranquilla reduciendo los tiempos de recorridos entre las ciudades con mayor desarrollo urbanístico y turístico optimizará los niveles de servicio en los sectores que presentan mayor volumen de tráfico y proporcionará mayor seguridad vial en el sector.

Con una inversión cercana a los US$200 millones, el viaducto permitirá una reducción de más de 30 minutos en desplazamientos.