Dos de los mayores fabricantes de generadores eólicos en Europa han dejado de operar en sus fábricas en España.

Siemens wind turbine

Vestas de Dinamarca, el principal fabricante mundial de turbinas, ha cerrado sus dos instalaciones españolas; mientras que Siemens Gamesa, con sede en España, cerró seis, dejando cuatro parcialmente abiertas.

Un tercer fabricante de energía eólica, el Nordex de Alemania, también ha suspendido temporalmente todas sus actividades en España.

Los cierres coinciden con una medida del gobierno español para imponer restricciones adicionales al movimiento y la interacción, ya que el número de muertos por coronavirus en el país superó los 10.000.

En Italia, donde se han registrado casi 14.,000 muertes por coronavirus, se han cerrado 11 instalaciones de fabricación de energía eólica, lo que eleva el total en el continente a 19.

Los últimos cierres se producen cuando Windeurope, la asociación que representa a la industria de la energía eólica en Europa, emitió un comunicado, recordando a los gobiernos la importancia de las fuentes de energía sostenibles durante la crisis. “Es fundamental que la industria eólica pueda continuar produciendo equipos esenciales en sus fábricas. La industria está organizando su fuerza laboral para proteger la salud y la seguridad, en muchos casos reduciendo significativamente el número de trabajadores en el sitio. Pero los gobiernos nacionales deben permitir que continúen los procesos de fabricación esenciales, en particular para la producción de componentes sin los cuales las cadenas mundiales de suministro de energía eólica se detendrán”, decía.

Actualmente, el 15% de la electricidad de Europa se deriva de la energía eólica, y la Comisión de la UE busca aumentarla al 50% para 2050.