La española mejoró las prestaciones de sus grúas 21LC660 y 21LC750.

21LC660

La 21LC660

El diseño de nuevas soluciones para el modelo de grúa torre Flat-Top 21LC1050, lanzado recientemente (septiembre 2018), ha permitido al equipo de I+D de Comansa aplicar algunos de estos desarrollos a dos de sus grúas de mayor éxito. De esta forma, los modelos 21LC660 y 21LC750, diseñados fundamentalmente para grandes proyectos industriales, energía, minería y construcción, mejoran sus prestaciones de forma significativa.

Las versiones de 24, 36 y 48 toneladas de ambos modelos han visto aumentada su capacidad de carga máxima hasta las 25, 37,5 y 50 toneladas. Esta mejora, lograda gracias al uso de cable de elevación compactado de menor diámetro, y a un diseño optimizado del conjunto carro-gancho, ahora más ligero, no sólo aumenta la capacidad de carga máxima de la grúa, sino que mejora también las cargas en todos los alcances, incluyendo la carga en punta.

Asimismo, la española aplicará a los modelos el contrapluma de gran modularidad utilizado en la 21LC1050, que permite hasta seis configuraciones diferentes según la longitud de pluma. Así, por ejemplo, cuando la grúa 21LC750 está montada con 50 metros de pluma, el radio de contrapluma es de 25 metros en lugar de los 31 con los que contaba el diseño anterior.

Los modelos 21LC660 y 21LC750 (salvo la versión 20t de la 21LC660) incluyen un nuevo motor de elevación opcional, de 132 kW, que permite alcanzar velocidades de hasta 300 metros por minuto. 

Las “nuevas” 21LC660 y 21LC750 ya están disponibles en todo el mundo y se expiden de serie con la cabina CUBE de tamaño XL.