La hidrodemolición ofrece a los contratistas una serie de beneficios. Desde la productividad hasta la tranquilidad, los contratistas de demolición de concreto han tenido un gran éxito con este método robótico. Sin embargo, no todas las máquinas de hidrodemolición son iguales, y maximizar la seguridad y la eficiencia significa echar ’un vistazo debajo del capó’, por así decirlo.

Aquí hay cinco componentes clave a considerar al seleccionar un robot hidrodemolición:

1. Control de distancia

Aquajet_KeyComponents_2

Mantener una distancia de trabajo cercana y constante entre la boquilla y el concreto maximiza la eficiencia. Imagine un péndulo oscilante. El chorro de la mayoría de los robots de hidrodemolición funciona de manera similar. Con un sistema estándar, los operadores pueden experimentar hasta 10 pulgadas (25,4 centímetros) de variación a medida que el chorro de agua se mueve hacia el extremo izquierdo y derecho a través de la superficie de trabajo. Esta variación conduce a una pérdida de hasta un 20% de la energía antes de que el agua golpee el concreto, lo que reduce en gran medida la productividad y aumenta el desperdicio.

Los robots de hidrodemolición de fabricantes líderes en la industria con sistemas avanzados pueden mantener una distancia preestablecida desde la boquilla hasta la superficie del concreto, independientemente del ángulo de ataque del chorro de agua, lo que permite una remoción precisa y controlada del concreto sobre toda la superficie de trabajo. Esto ahorra energía y elimina el hormigón de manera más eficiente tanto por encima como por debajo de la barra de refuerzo. En general, este sistema avanzado permite a los operadores eliminar de manera efectiva un 20% más de hormigón por hora en comparación con los sistemas estándar, lo que se suma a un ahorro significativo de energía y combustible y una mayor productividad.

2. Boquillas de cerámica

Las boquillas ineficientes pierden tiempo y aumentan los costos operativos. El acero puede ser más fuerte que la cerámica en algunas situaciones, pero no cuando se trata de boquillas para aplicaciones de hidrodemolición. Dependiendo de la calidad del agua, las boquillas de cerámica pueden durar más de 350 horas, en comparación a las menos de 50 horas de las boquillas de acero estándar. Con acero, un contratista necesitaría reemplazar una sola boquilla más de 10 veces durante la vida útil de una boquilla de cerámica, incurriendo en horas de inactividad innecesaria.

Aquajet_KeyComponents_1[1]

Y aunque las boquillas de acero están disponibles a un costo menor que las de cerámica, los cambios más frecuentes significan que los contratistas terminan gastando entre US$300 y US$1.000 en boquillas de acero antes de reemplazar una boquilla de cerámica. Esto se traduce en miles de dólares a lo largo de la vida útil del equipo.

3. Gestión robótica informatizada

El control es necesario para ser eficiente y la eficiencia conduce a la rentabilidad. Los robots de hidrodemolición con un sistema de control robótico avanzado e intuitivo brindan a los operadores niveles de precisión futuristas. Usando tecnología de punta, estos sistemas permiten operar a diferentes profundidades en una misma pasada. Un panel de visualización de última generación utiliza símbolos claros y simples combinados con texto en varios idiomas, lo que facilita la programación de las operaciones más avanzadas, incluidas figuras geométricas como círculos, triángulos, cuadrados y rombos.

4. Versatilidad

Los accesorios son vitales para maximizar el valor de un robot de hidrodemolición. Desde la reparación de carreteras y puentes hasta aplicaciones de limpieza industrial, los accesorios aumentan las capacidades del robot y ayudan a los contratistas a completar proyectos desafiantes en áreas difíciles de alcanzar o en condiciones peligrosas.

Busque equipos con un conjunto completo de accesorios para una máxima versatilidad. Esto puede incluir kits de extensión para ampliar el alcance del robot. Sin embargo, dependiendo de las ofertas de servicio de una operación, también puede incluir rotolanzas para la preparación de la superficie o accesorios circulares para la remoción de hormigón alrededor de pilares y columnas. Algunos fabricantes también ofrecen kits especialmente diseñados para aplicaciones en tuberías y túneles.

Aquajet_KeyComponents_3

5. Transporte sin complicaciones

Los remolques agregan costos adicionales de compra y mantenimiento. Algunos fabricantes ofrecen una solución única con un sistema de motor / bomba de alta presión autónomo. Ubicadas dentro de un contenedor de 20 pies, estas unidades compactas brindan un amplio espacio para transportar el robot y los accesorios, eliminando por completo la necesidad de un remolque de transporte. Y, una vez en el lugar de trabajo, estas unidades pueden proporcionar un área de trabajo segura, con comodidades como un banco de trabajo, brindando a los contratistas un espacio para el mantenimiento del lugar de trabajo y un lugar para almacenar repuestos.

También hay disponibles unidades avanzadas de funcionamiento silencioso que reducen aún más los costos generales. Estas unidades pueden reducir el tiempo de inactividad hasta en un 50%, mientras operan hasta 3.000 bar (43.511 psi) y proporcionan una gran potencia para aplicaciones de hidrodemolición como la renovación de hormigón y la reparación de carreteras y puentes.

Como cualquier equipo, la seguridad y la productividad de los robots de hidrodemolición dependen de las características disponibles. Para una máxima eficiencia, busque asociarse con un fabricante innovador para las máquinas más avanzadas.

* Richard von Harpe es gerente de área de Aquajet para América Latina y el Caribe.