Construcción Latinoamericana entrevistó a Sergio Torretti, presidente de la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción (FIIC) para conocer más sobre los alcances que ha tenido la pandemia del Covid-19 en los diferentes países de América Latina y cuál ha sido el impacto en el sector de la construcción en particular.

Sergio Torretti

Sergio Torretti, presidente de la FIIC.

¿Cómo evalúa la FIIC el impacto que ha tenido el Covid-19 en el sector de la construcción en América Latina?

Como FIIC estimamos que esta crisis está generando un gran impacto. Según el Fondo Monetario Internacional para Latinoamérica y el Caribe proyecta una caída promedio de un 5,2% para el año 2020 y una recuperación promedio de 3,4% para el año 2021.

Siendo Venezuela con la mayor caída de un15%, México con un 6% Argentina y Brasil con un 5,7% y un 5,3% y Chile y Perú con un 4,5%

Respecto del desempleo, nuestro sector va a experimentar un fuerte nivel de desempleo que, sin duda, llegará a las dos cifras, pero aún es temprano para aventurar su profundidad, ya que no sabemos cuánto más durará esta pandemia. Además, en Latinoamérica nuestro sector tiene una gran cantidad de empleos no formales, lo que esconde la magnitud de estas cifras.

Los países más perjudicados son los que dependen principalmente de sus comodities y los que están más endeudados, como es el caso de Venezuela y Argentina principalmente.

Los menos perjudicados son países como Chile, Perú y Uruguay, que están en mejores condiciones para una recuperación más rápida. Por su parte, los países de Centroamérica, en general, se debieran ver favorecidos por ayuda financiera de los bancos multiraterales.

¿Cuáles fueron las principales medidas tomadas por la industria para enfrentar la pandemia?

Las principales medidas tomadas por la industria para enfrentar esta pandemia, dicen relación primero por resguardar la seguridad de nuestros trabajadores en las obras, existiendo y aplicando con responsabilidad protocolos sanitarios para hacer que la actividad dentro de la construcción sea algo que no vaya a poner en riesgo la salud de los trabajadores.

Liebherr Chile ha montado una grúa torre 1000EC-H 50 en la minera Centinela en Chile

También otra de las medidas tomadas ha sido declarar la construcción como actividad esencial, dada la importancia de la construcción para la actividad económica y para resguardar las fuentes de trabajo de las personas.

En relación a los aspectos sanitarios, vemos que los países han pretendido mantener el sector en funcionamiento, dando garantías mediante la aplicación de protocolos tanto para prevenir las paralizaciones como para una pronta reactivación del sector.

Destacan las buenas prácticas y el trabajo colaborativo entre el sector público y el privado, también aspectos como el lavado de manos, uso de mascarillas, distanciamiento social, prohibición de acceso a las obras a personas ajenas a las obras.

Hay casos de paralización total o parcial se repiten en países como Guatemala, El Salvador, Honduras, México, Paraguay y Perú́. Situación distinta es la que vive Brasil, Colombia, Panamá́ y Costa Rica donde la actividad no ha sido paralizada en su totalidad.

¿Hay algún país que merece la pena destacar por su modo de enfrentar la crisis?

Hay un grupo importante de países que se han destacado por el modo de cómo están enfrentando esta crisis y también, dentro de Latinoamérica, hay otro grupo de países en que no se están enfrentando adecuadamente, como lo están haciendo en general el resto los países latinoamericanos y del mundo.

logo fiic

Pero más allá de señalar países, quiero destacar las iniciativas y la importancia que le han dado todas las Cámaras de la construcción de Latinoamérica a este tema. Todas, en menor o mayor medida, se han enfocado en aplicar protocolos sanitarios para poder dar una continuidad con seguridad en las obras para sus trabajadores. Además, han insistido y trabajado con los gobiernos para tratar de no paralizar las faenas y de decretarlas como una actividad esencial. También las cámaras han aportado ideas, medidas y propuestas a los distintos gobiernos para enfrentar esta crisis, demostrando que nuestro sector tiene mucho que aportar en materia de generación de empleo y de desarrollo económico para superar esta crisis.

Consciente de que son muchos los miembros de la FIIC, en términos generales, ¿qué opina de las medidas tomadas por los distintos gobiernos?

Los gobiernos en general están preparando las licitaciones de una serie de obras de caminos secundarios y obras de agua potable que son de fácil licitación y rápidas de ejecutar para generar mano de obra y ayudar a las pequeñas y medianas empresas en nuestros Países Estas obras están recibiendo el apoyo de financiamiento de los bancos multilaterales, como el BID.

También destacan medidas que están implementando algunos países, de Pro-empleo, medidas para facilitar capital de trabajo y créditos blandos en algunos países como Chile (con aval del Estado por hasta el 80% de garantía por el crédito). También ha habido iniciativas de rebajas de impuestos o postergación del pago de algunos tributos para las pequeñas y medianas empresas. Creo que falta mucho por avanzar pero se están haciendo los esfuerzos en la medida de lo posible y es el camino correcto.

¿Qué obras emblemáticas vieron una paralización producto del brote?

El hecho de qué obras emblemáticas en nuestros países hayan sufrido una paralización producto del brote, no es un tema relevante, ya que esta paralización es algo momentáneo que, sin duda, por la importancia que tienen para el desarrollo de las personas y la económica nuestros países, estas obras rápidamente, más temprano que tarde, volverán a reanudarse. Esto no ha sido una tendencia en todos los países porque hay países que no han paralizado sus obras de construcción, por lo tanto no es algo relevante dado el nivel de problemas producidos por esta pandemia.

¿Qué sucederá en términos de las inversiones en construcción este año?

Desgraciadamente es muy claro que en términos de inversión en la construcción este año va haber una baja de dicha inversión y de toda la actividad de forma muy importante, y no sabemos si es sólo este año o se va a prolongar en parte durante el próximo año.

Hay que separar la inversión en dos áreas: La inversión privada, que fundamentalmente está en el tema habitacional, donde las ventas han experimentado bajas de hasta un 50% o más en algunos países. Sólo están terminando las obras que están en ejecución, pero con mucha cautela y no se está planificando Iniciar nuevas obras.

En el plano de la infraestructura también se proyecta una baja importante en lo que resta del año, equivalente a un 45%, pero si debe proyectarse con más optimismo este tipo de inversión hacia el futuro ya que es una herramienta fundamental para los gobiernos en materia de generación de mano de empleo y recuperación de las economías de los países.

Es de esperar que al pasar la crisis, sea la construcción uno de los sectores que volvería con fuerza. ¿Está usted de acuerdo con esa afirmación?

Estoy totalmente de acuerdo con esta afirmación, no hay ninguna duda que la construcción y nuestro sector es el más eficiente para superar la crisis que estamos viviendo por varias razones: primero, porque es un gran generador de mano de obra, elemento esencial para que nuestra gente pueda salir adelante; segundo, es un motor de reactivación económica muy importante y de un efecto inmediato por la cantidad de trabajo que genera, no sólo a grandes empresas sino que a medianas y a pequeñas empresas, incluyendo todo el sector de proveedores y de materiales que se usan para la construcción.

Construccion argentina

Es un sector fundamental para superar la crisis económica que vendrá luego de esta pandemia.

¿Cómo afectará todo lo anterior a la brecha de infraestructura que tiene América Latina?

Sin duda que esto nos afectará y aumentará la brecha en infraestructura que tienen nuestros países en América Latina. Pero esto debemos mirarlo con un grado de optimismo, ya que nos obligará a esforzarnos aún más para que, de forma mucho más efectiva, tomemos conciencia de que, conjuntamente, debemos aliarnos y trabajar juntos el sector público y el sector privado para disminuir estas brechas. Es la única manera de lograrlo, ya que nunca lo vamos a lograr sólo el sector público porque tiene recursos muy limitados. Tampoco lo puede hacer sólo el sector privado, por lo tanto, es una gran oportunidad para producir alianzas público-privadas en nuestros países como la fórmula más eficiente de disminuir nuestras brechas en infraestructura en nuestros países. Deben tener cabida las PPP’s para el desarrollo de estas obras.

Para finalizar, quiero reflexionar sobre algunas de las principales lecciones que nos deja esta pandemia y que nos hace darnos cuenta de lo débil que somos como sociedad a nivel mundial. En la medida que tomemos consciencia que debemos trabajar juntos, que debemos compartir nuestras buenas y malas experiencias, que confiemos mutuamente entre nosotros, que incorporemos más tecnología, podremos paliar más rápidamente esta crisis y sabremos valorar esta forma de trabajar en el futuro. Estas son algunas recetas y reflexiones que hemos hecho en FIIC.

Debemos seguir avanzando en la seguridad y capacitación de nuestros trabajadores para incorporarlos con facilidad a los cambios que vienen.

Por supuesto, deberemos incorporar rápidamente las nuevas tecnologías, incorporar más transparencia en las Propuestas y asignaciones de las mismas y la ética en nuestro actuar, estas deben primar en el futuro desarrollo de nuestro sector.