Cuarenta de las principales empresas de cemento y hormigón del mundo han presentado un proyecto conjunto, “Ambición climática 2050”, el que contiene una hoja de ruta sobre cómo la industria del hormigón puede convertirse en carbono neutral para el 2050.

GCC

Lanzada por la Asociación Global de Cemento y Concreto (GCCA) en nombre de sus empresas miembro, la declaración es la primera vez que las empresas se unen a nivel mundial para manifestar una ambición colectiva por un futuro neutro en carbono. El hormigón es el producto artificial más utilizado del mundo.

La declaración identifica los aspectos esenciales que serán necesarios para lograr hormigón neutro en carbono, que incluyen: reducir y eliminar las emisiones relacionadas con la energía, reducir las emisiones del proceso a través de nuevas tecnologías y el despliegue de la captura de carbono, uso más eficiente del hormigón, reutilización y reciclaje de hormigón y aprovechar la capacidad del hormigón para absorber y almacenar carbono de la atmósfera.

“A medida que enfrentamos los desafíos para las generaciones futuras y comenzamos la recuperación económica global, el concreto será aún más crítico para construir el mundo sostenible del mañana. Es por eso que estamos asumiendo este compromiso hoy, para que nuestra industria crucial se alinee con los objetivos globales, incluido el Acuerdo de París”, señaló Dinah McLeod, directora ejecutiva de la GCCA.

“El hormigón tiene un papel vital que desempeñar para abordar la necesidad de comunidades sostenibles y prosperidad. Es un ingrediente clave de la infraestructura, los hogares, el agua potable y la resiliencia comunitaria a medida que cambia nuestro clima. Fundamentalmente, también ayudará a facilitar la transición a energías limpias / verdes. Creemos que este viaje será un desafío, pero estamos completamente comprometidos a trabajar junto con nuestros miembros, socios y partes interesadas en toda la industria y la cadena de suministro para lograr esta ambición”, agregó.

Según la GCCA, la industria del hormigón y el cemento ha implementado una reducción del 19% en las emisiones de CO2 por tonelada de material cementoso junto con un aumento de nueve veces en el uso de combustibles alternativos desde 1990.