Cerca de US$113 millones están previsto para la construcción y/o ampliación de cinco terminales portuarios en Belém, capital del estado de Pará al extremo norte brasileño y en Vila do Conde, en el mismo estado. En ese sentido el Ministerio de Infraestructura de Brasil realizará una subasta para la concesión de las áreas portuarias el próximo 5 de abril en la Bolsa de Sao Paulo.

La subasta y concesión forman parte de los planes del gobierno brasileño de realizar 23 concesiones, incluyendo puertos, aeropuertos y ferrocarriles, dentro de los primeros 100 días de la gestión del Presidente Bolsonaro. Cabe destacar que, todas las áreas estarán destinadas al movimiento y almacenamiento de graneles líquidos (combustibles).

El proyecto, busca mejorar la prestación de servicios portuarios de la zona además de reducir costos logísticos. El Ministro de Infraestructura, Tarcisio Gomes de Freitas, defiende el modelo, donde el gobierno está trabajando arduamente en la confianza del sector privado. “Esa asociación será fundamental para el desarrollo y competitividad del rubro portuario del país”, evaluó.

En particular en Belem, ciudad que recibe la llegada del río Amazonas, que nace en Perú, son 5 áreas todas destinadas al movimiento y almacenamiento de combustibles. EL área BEL02A se prevé una inversión de US$12,7 millones, mientras que para BEL02B, US$7,2 millones; ambas áreas contarán con un plazo de concesión de 15 años prorrogable. El área BEL 04, en tanto, tendrá una capacidad de movimiento de 864 mil m³ por año, también para el movimiento de combustibles; y de igual manera, con un plazo de 15 años de concesión e inversiones previstas de más de US$3 millones.

En tanto las áreas BEL 08 y 09 tendrán un plazo de concesión de 20 años, también prorrogable. Para la primera se inyectarán US$23,4 millones, mientras que, para la segunda, con el fin de llegar a las 530 mil toneladas por año, se invertirán casi US$34 millones.

Belem

Cinco concesiones serán en Belém.

Por otro lado, el terminal VDC12, ubicado en el puerto de Vila do Conde, tendrá un plazo de concesión de 25 años, prorrogable por otros 25 y una previsión de inversión de US$33,2 millones. También estará destinada al movimiento de graneles líquidos, donde la capacidad de movimiento de combustibles se ampliará en 4 millones de toneladas por año.