El indicador suma ocho meses seguidos de variaciones negativas y suma una caída anual del 4,9% a abril

Javier Hurtado Gerente de Estudios CChC

Javier Hurtado Gerente de Estudios CChC

Javier Hurtado, Gerente de Estudios CChC

El Índice Mensual de Actividad de la Construcción (IMACON), elaborado por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), exhibió una caída anual de 4,9% en abril. El gerente de Estudios de la CChC, Javier Hurtado, señaló que “el pobre desempeño del sector, que ya acumula ocho meses seguidos con variaciones negativas, es coherente con el escaso crecimiento de la actividad económica, el insuficiente ingreso de proyectos de inversión y el pesimismo de la confianza de parte de los empresarios”.

Por su parte, Patricio Donoso, presidente en ejercicio del gremio, sostuvo que “todas estas condiciones se explican básicamente por factores internos, como las llamadas ‘reformas estructurales’ que modificaron el sistema tributario y las relaciones laborales al interior de las empresas. Desde el punto de vista sectorial, también agregaría las crecientes dificultades para materializar proyectos de inversión, que encuentran todo tipo de trabas aun teniendo sus permisos en regla”.

Subcomponentes

La contratación de mano de obra registró en abril una caída anual de 1,3%, lo que refleja un continuo deterioro de la calidad del empleo en el sector. Es así que en el cuarto mes del año el empleo dependiente retrocedió 7,2% en doce meses, mientras que los ocupados por cuenta propia aumentaron 10,1% en igual período.

El índice de ventas de proveedores retrocedió 9,5% anual en abril, manteniendo la tendencia a la baja observado en los últimos 12 meses. Por su parte, el índice de despachos de materiales, que aproxima la demanda de materiales de obra gruesa, experimentó una caída de 1,7% anual, consistente con una menor provisión de hormigón y cemento respecto de 2016.

La actividad de contratistas generales avanzó 4,6% anual en abril, lo que se condice con la leve recuperación de la actividad de obras civiles y montajes, ítem preponderante en la composición de este indicador. A lo anterior se suma la actividad de movimiento de tierras, que aumentó pese a mantener bajos niveles.

La aprobación de permisos de edificación disminuyó en términos anuales, manteniendo la tendencia contractiva observada en los primeros meses del año. La superficie aprobada para edificación anotó una variación anual de -7,5% en doce meses. En esta ocasión, tanto los permisos con destino habitacional como los no habitacional evidenciaron una baja anual durante abril respecto de lo observado el mes anterior.