GlobalData redujo su pronóstico de producción de construcción para 2020 para América Latina a una contracción del 11,4% desde una caída del 6,8% estimado anteriormente, principalmente debido al repunte más lento de lo esperado en la actividad de la construcción en la segunda mitad del año a medida que el coronavirus continúa propagándose por la región y las empresas de construcción. todavía están luchando por reactivar sus operaciones.

“El pronóstico revisado convierte a América Latina en la región con peor desempeño del mundo en términos de producción de construcción y refleja los daños económicos cada vez más profundos de la pandemia del covid-19 y los estrictos bloqueos impuestos por las autoridades para limitar su propagación”, señala Dariana Tani, economista de GlobalData

Entre los países más grandes de la región, se espera que la producción de construcción de Perú se contraiga más este año con un -24%, seguida de Argentina (-23,5%), México (-15,2%), Colombia (-13,2%) y Chile (- 8,2%). En Brasil, se prevé que la producción caiga un 4,8% en comparación con el -6% anterior, ya que la continuidad de casi todas las actividades de construcción desde el inicio de la pandemia ha ayudado a evitar un resultado mucho peor en el segundo trimestre.

“El avance en la reactivación de proyectos y el inicio de nuevos en algunos países se ha visto afectado por el continuo aumento en el número de casos del covid-19 y la mayor incertidumbre en torno a la economía. En 2021, GlobalData espera que la industria se mantenga débil, aumentando solo un 0,2% antes de recuperarse al 3,1% durante el período de pronóstico restante (2022-2024)”, añade Tani.

Se espera que Perú, Chile y Colombia sean los de mejor desempeño el próximo año y se espera que la producción repunte al 16,8%, 6,8% y 4,8%, respectivamente. Mientras tanto, se espera que la actividad en Argentina, México y Brasil continúe cayendo, aunque a tasas mucho más débiles, cayendo en un 5,4%, 3,4% y 1,6%, respectivamente.

“Si bien se espera que la actividad se recupere gradualmente en los próximos meses a medida que se alivien más restricciones relacionadas al covid-19 en toda la región, no se espera que los niveles de producción registrados antes de la pandemia se restablezcan en los próximos cuatro años, dado que la región debilidades estructurales y problemas de larga data que se han agravado con la pandemia, incluidas las restricciones fiscales, las tensiones sociales, la creciente desigualdad, la baja productividad y el descontento general con las instituciones democráticas”, finaliza Tani.