La situación social que está viviendo Chile y que ha sido testigo de innumerables manifestaciones durante más de dos meses está teniendo consecuencias en el empleo.

Según un informe de la Dirección del Trabajo, el sector construcción ya ha desvinculado a 65.577 trabajadores por “necesidades de la empresa” durante los primeros 20 días de diciembre, esto equivale al 30,9% de los términos de contrato.

La cifra ya es superior al total de despidos de noviembre (62.046) y está muy por encima de los cerca de 40.000 que se promedia en un mes normal. En un mes normal promediaban cerca de 1.300 despidos diarios, pero desde el estallido de la crisis, el 18 de octubre, el promedio es de 2.193.

La situación no es sorpresa, dado que diferentes expertos y entidades ya habían advertido que las semanas de destrucción de fuentes de empleo, dificultades de desplazamiento y jornadas laborales más cortas, podrían llevar a pérdidas masivas de empleo.