La empresa española Acciona comenzó la construcción de este mega proyecto de US$4.500 millones.

La empresa española Acciona Infraestructura México comenzó la construcción del Edificio Terminal del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM). “Los foniles son 24 estructuras gigantescas, son como unos hongos que va a detener toda la estructura espacial, toda la estructura de vidrio estamos trabajando arduamente para cumplir tiempos”, expuso el director de la firma en México, Sergio Ramírez. Reiteró además que van a tiempo para entregar la obra, en donde se estima que trabajen más de cinco mil personas, antes de que inicie operaciones como lo tiene contemplado el gobierno, en octubre de 2020.

Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México

Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México

La empresa aportará para este proyecto la parte tecnológica que requiere el nuevo aeropuerto. Acciona Infraestructura ganó junto a Operadora Cicsa del empresario Carlos Slim, ICA, Constructora y Edificadora GIA+A, Promotora y Desarrolladora Mexicana (Prodemex) de Olegario Vázquez Raña, La peninsular Compañía Constructora (filial del Grupo Hermes), FCC Industrial y sus filiales, ganó la construcción del Edificio Terminal, con una oferta de US$4.500 millones.

Esta obra será altamente amigable con el medio ambiente, ya que atenderá características específicas tanto en las instalaciones mecánicas, eléctricas e hidrosanitarias y de sustentabilidad, para obtener la certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design).

Lo anterior será posible porque, entre otros aspectos, contará con 21 columnas (foniles) en forma de embudo, el envolvente se conformará de cubiertas de aluminio y vidrios cerámicos para permitir el uso sustentable del agua de lluvia, el aire y la luz solar, elementos que se captarán por medio de la cubierta y se conducirán por tuberías o sistemas fotovoltaicos y de aislamiento térmico. Con esto se reducirá el costo de energía y el uso de agua potable; tendrá los equipos para generar energía fotovoltaica de 30-40 MW para proporcionar electricidad baja en carbono, además de disminuir los residuos enviados a relleno sanitario.