Están comenzando a aparecer signos positivos de recuperación en la economía brasileña y en el sector construcción en particular, así lo confirma la comercialización de cemento en el país. Las ventas del material crecieron un 3,6% durante de enero a noviembre comparado con el mismo periodo de 2018, alcanzando las 50,5 Mt, según cifras del Sindicato Nacional de la Industria de Cemento de Brasil (SNIC).

Según explicó a entidad, este crecimiento estuvo impulsado básicamente por el sector inmobiliario que ha crecido gracias a las rebajas de tasas de interés, que ha logrado compensar el menor comportamiento del segmento de infraestructura. De hecho, si antes la infraestructura explicaba el 25% de las ventas de cemento, hoy el sector representa menos del 10%.

“El número de nuevos lanzamientos residenciales acumuló un aumento del 17% hasta septiembre en comparación con el mismo período de 2018. El número de nuevas propiedades financiadas por SBPE (Sistema Brasileño de Ahorro y Préstamo) también presenta un buen resultado este año, con un crecimiento de 45 por ciento comparando enero a septiembre de 2019 con enero a septiembre de 2018 ”, señaló Paulo Camillo Penna, presidente de SNIC.

Las exportaciones de Brasil aumentaron de 8.000toneladas en noviembre de 2018 a 25.000 toneladas en noviembre de 2019, mientras que en el periodo enero-noviembre, éstas totalizadon 124.000 toneladas, 40% por sobre las 88.000 toneladas del mismo periodo de 2018.