La compañía lanzó en la región sus retroexcavadora Serie L, encabezada por sus modelos 310L y 310SL.

Versatilidad, mejor maniobrabilidad y una mayor capacidad de levantamiento, son algunos de los atributos que destacan en la nueva retroexcavadora John Deere Serie L. La marca norteamericana realizó un trabajo de investigación con sus clientes para definir aquellas optimizaciones de mayor demanda, mejoras que se incorporaron a la 310L con el fin de mejorar la productividad, reduciendo costos diarios de la operación.

310L Backhoe_r4c009454_rrd (2)

“En términos de prestigio, John Deere se ha ganado un espacio privilegiado en el sector productivo y esta nueva retroexcavadora llega para consolidar esa reputación. Sus cualidades únicas le permiten adaptarse a una gran diversidad de trabajos y aplicaciones, convirtiéndola en un gran aporte para la productividad y eficiencia de nuestros clientes”, sostiene José Victor Amenábar, subgerente Maquinarias en Salfa, concesionario en Chile de la marca estadounidense.

Como línea base del producto, esta excavadora, al igual que otros modelos de la marca, destacan por su calidad, rendimiento y productividad. También cabe destacar el sistema de monitoreo en línea, JD Link, el que permite saber al dueño, quién, dónde y cómo opera la maquinaria. Información y parámetros disponibles desde el móvil o el computador las 24 horas del día.

El modelo 310 cuenta con dos versiones en la región. 310L y 310SL, el cual es un poco más grande y entrega un mayor rendimiento. El John Deere 310 cuenta con un motor diésel John Deere PowerTech plus 4.5L con sistema de emisiones Tier 3/EU Stage IIIA diseñado para trabajos en aplicaciones a grandes alturas sobre los 3.000 metros sobre el nivel del mar. “Con este diseño de motor hemos tenido excelentes resultados en operaciones que han superado los 5.000 metros, con un alto rendimiento de la máquina. Esta opción y diseño de motor es algo exclusivo, y requerido por el mercado especialmente en la zona Norte de Chile”, agrega Amenábar.

Además, es bueno resaltar que la potencia neta del motor de la John Deere Serie L supera los 90 caballos a las 2.000 revoluciones; con una profundidad de excavación de 4,27 metros y una fuerza inicial de 41,6 kN.