La empresa matriz de IBT de Miami, Eurofinsa, ganó la licitación para diseñar y construir una estación fronteriza de US$16,7 millones en el norte de El Salvador, para reemplazar la anticuada estación que controla el tráfico comercial en su frontera con Honduras.

Diseño de Eurofinsa para la nueva estación fronteriza.

Diseño de Eurofinsa para la nueva estación fronteriza.

“Me complace anunciar que la empresa matriz de IBT, Eurofinsa, está participando en un emocionante proyecto que se espera ayude a impulsar el crecimiento económico en la república de El Salvador”, dijo Daniel Tolledano, director gerente y director de operaciones de IBT.

La estación de cruce de fronteras, conocida como “El Amatillo”, ubicada a unos 10 kilómetros de la ciudad salvadoreña de Pasaquina, es conocida por una espera injustificadamente larga de hasta ocho horas. La nueva estación estará equipada con tecnología moderna anticipada para reducir los tiempos de espera a 30 minutos. El sistema informático se conectará con cámaras de videovigilancia, equipos de identificación por radiofrecuencia, pagos electrónicos y el uso de inteligencia artificial y redes neuronales. Se espera que la estación tarde 20 meses en completarse.

El nuevo cruce de la frontera es financiado por el gobierno de los Estados Unidos a través de la Corporación del Desafío del Milenio, cuyo propósito es mejorar las oportunidades económicas en El Salvador.