El primer presidente de Volvo do Brasil, el sueco Tage Karlsson, murió a la edad de 93 años en Suecia. Karlsson dirigió la operación latinoamericana de la marca desde 1977 hasta 1985, comenzando su viaje en Brasil mucho antes de que el primer vehículo saliera de la línea de montaje en 1979.

Tage Karlsson al volante del primer vehículo Volvo producido en Brasil, un chasis de autobús modelo B58.

Tage Karlsson al volante del primer vehículo Volvo producido en Brasil, un chasis de autobús modelo B58.

El ejecutivo destacaba no solo por ser el primer presidente de Volvo en el continente, sino por haber desempeñado un papel clave en el trabajo de prospección y la decisión del grupo de invertir en Brasil. Mucho antes de que el príncipe Bertil de Suecia asistiera a la ceremonia de la piedra angular de la fábrica de Volvo en abril de 1977, los suecos habían gestionado el diseño de una fábrica de camiones y autobuses de marca en el país. Karlsson participó activamente en este proceso

Tag

Tage Karlsson posa junto a un camión Volvo N10, el milésimo vehículo de la marca producido en Brasil, en 1981.

El Grupo Volvo ya estaba buscando mercados importantes como Estados Unidos y Brasil. Pero la recopilación de información, los estudios y la investigación comenzaron a principios de la década de 1970. En 1972, Karlsson, que estaba en el área de planificación de productos, vino a Brasil para investigar el mercado local, junto con su compañero sueco Anders Levin, responsable del área de camiones. Luego de un viaje de tres semanas desde Río de Janeiro hasta Belo Horizonte, desde la capital de Minas Gerais hasta São Paulo y de allí hacia el sur, hacia Porto Alegre, pasando por Curitiba, y de estudiar profundamente la economía brasileña y la flota de vehículos comerciales, Karlsson recomendó establecer una fábrica en Brasil.

En 1977 se firmó el contrato social que dio origen a Volvo do Brasil Veiculos e Motores S / A, con sede en Curitiba, PR. En 1979, el primer vehículo de la marca fabricado en el país salía de la línea de ensamblaje, un chasis de autobús B58, cuya foto, con Tage Karlsson detrás del volante, simboliza el comienzo del viaje de la marca en tierras brasileñas. Al año siguiente, la producción de camiones comenzó con el modelo N10. En 40 años, la unidad brasileña de Volvo ya ha superado la marca de 300.000 vehículos fabricados.