La constructora española FCC está negociando con la justicia panameña una multa que podría rondar los US$20 millones por el pago de sobornos a cambio de dar por cerrada la investigación. FCC habría cancelado sobornos por sobre los US$90 millones para obtener contratos en el país centroamericano entre 2010 y 2014 para la adjudicación de dos líneas de metro y de la Ciudad de la Salud en Panamá.

Metro Panamá

La compañía habría pagado sobornos para ganar contratos con el Metro de Panamá.

Según el titular del juzgado central de instrucción nº 2, Ismael Moreno, señala a los exdirectivos de FCC que participaron en los hechos, pero también busca responsabilidad penal contra la empresa como persona jurídica, ya que ”no activó ni aplicó protocolo alguno dirigido a evitar la comisión de los hechos, ni implementó mecanismos de control o reacción idóneos para detectar las actuaciones criminales cometidas”.

La empresa ha hecho público un comunicado en el que aclara que “los nuevos accionistas de control del Grupo FCC, a partir de 2015, así como sus nuevos Consejeros y Directivos, han llegado, desde que tuvieron conocimiento de los hechos, colaborando con las autoridades competentes, con el interés de que se revisen un fondo estos eventos que infringen completamente nuestros principios de ética y cumplimiento”. Asimismo, la compañía apunta a que ”en todo el Grupo FCC está establecido un compromiso total con el principio de tolerancia cero con la corrupción”.

Ex directivos

Los exdirectivos de FCC, Julio Casla García y Eugenio del Barrio Gómez, habrían admitido pagos del 10 % el valor de los contratos a funcionarios públicos durante el mandato del expresidente panameño Ricardo Martinelli, realizados a través de su testaferro Mauricio Cort, abogado con doble nacionalidad panameña y española actualmente preso en aquel país.