¿Seremos testigos del resurgimiento mexicano? Es de esperar que así sea. Al menos las perspectivas son positivas gracias al reciente anuncio del Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura el cual plantea 147 proyectos de infraestructura hacia 2024 con una inversión de 859.000 millones de pesos (unos US$44.350 millones – equivalente a 4,6% del PIB) que pondrá el sector privado.

dos bocas

La refinería Dos Bocas es un proyecto de Pemex.

La mayor parte de los recursos se desembolsará el próximo año, impulsando principalmente los sectores de: turismo, con un 30,3% del total, transporte, con un 26,5% y telecomunicaciones con un 20%.

En 2020 comenzarán inversiones por alrededor de 350.000 millones de pesos en unos 70 proyectos de transporte, telecomunicaciones, turismo, agua y saneamiento, consecuencia de lo cual la firma de análisis y consultoría, Forecastim, prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) de las obras de ingeniería civil en México crecerá más de 4% anual durante el año. Pero el impacto no sólo se verá en el PIB, sino que también generaría un efecto multiplicador sobre el crecimiento de la economía nacional.

“En relación con el PIB de Obras de Ingeniería Civil –infraestructura- estimamos que el valor de producción en 2019 será de alrededor de 207,000 millones de pesos reales, una disminución del 4,4% en relación a 2018, sector que mantiene un ciclo de crisis desde 2014”, detalla el análisis.

“Con respecto al PIB de la economía nacional, si éste crece 1,5% en 2020, el 22% de esa alza será por efecto indirecto de la inversión en infraestructura. En otras palabras, en promedio 1 de cada 5 pesos de incremento en el PIB de la economía nacional se generarán gracias al programa de inversión en infraestructura privada del próximo año”, menciona el documento.

Guadalajara

Dentro de los proyectos aeroportuarios a comenzar este año destaca el programa de inversiones por US$545 millones en el aeropuerto de Guadalajara.

Sin duda se reciben con positivismo estas buenas noticias, especialmente luego de conocerse que el sector de la construcción en México cayó un 10,2% en el último año, el descenso más profundo desde 2013.

Asimismo, este acuerdo de inversiones en infraestructura viene a limar asperezas entre el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y el sector privado, que se había visto duramente resentido luego de cancelarse hace un año, la construcción del nuevo aeropuerto internacional de Ciudad de México, cuyas obras ya estaban avanzadas un 30%

Empujón económico

El Plan Nacional de Infraestructura impulsado por López Obrador contempla 147 proyectos en obras de carreteras, aeropuertos, puertos, ferrocarriles y telecomunicaciones.

Entre las iniciativas que están previstas para comenzar este año destacan la ampliación del puerto de Dos Bocas, en el Estado de Tabasco, donde ya se construye una refinería de Petróleos Mexicanos (Pemex); la expansión y remodelación de 17 aeropuertos; el desarrollo de diversas carreteras en el Bajío; y una segunda autovía de doble entrada al norte de la capital. Entre 2021 y 2022 se estima que 41 obras más se sumarán al plan, y entre 2023 y 2024 otros 34 proyectos. Las propuestas para dinamizar la infraestructura en energía y salud se anunciarán en enero.

La naturaleza del Plan ha llevado al Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y al Consejo Mexicano de Negocios (CMN) a llevar las riendas de la propuesta para organizar al sector empresarial. Una parte de los proyectos, incluso, podrán ser planteados por los empresarios y si estos no generan nueva deuda pública, serían aprobados por el Gobierno. Una alianza de este tipo permitirá acelerar el avance de los proyectos de construcción, sobre todo cuando existan obstáculos burocráticos.