Según una serie de encuestas encargadas por la asociación italiana de alquiler Assodimi, la actividad en el sector de alquiler de equipos de Italia muestra signos de recuperación tras el peak de la pandemia de covid-19, aunque solo moderadamente y no de manera igual para todos los tipos de equipos.

Se realizaron tres encuestas: una en el primer mes de cierre, una durante la fase de reapertura y otra después de la reapertura.

10046

En la encuesta para el período comprendido entre mayo y junio, el 45,3% de los encuestados dijo que la actividad había disminuido respecto al año anterior, mientras que el 26,6% dijo que era mayor. El 28,1% de los encuestados sugirió que la actividad estaba a la par con los niveles de 2019

Mientras que el 88% de los encuestados había visto una caída en la actividad al comienzo del cierre, con niveles de actividad de entre 30 y 50% en promedio, durante la fase de reapertura entre mayo y junio, el 45,3% de los encuestados informó una caída en la actividad en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Para el período comprendido entre mayo y junio, el 26,6% de los encuestados dijo que la actividad aumentó en el año anterior, mientras que el 28,1% sugirió que la actividad estuvo a la par con el año pasado.

Durante este período, los encuestados promedio dijeron que la actividad disminuyó entre 0 y 10% en comparación con 2019.

En junio, durante el primer mes completo después del cierre, el 70,3% de los encuestados vio un aumento en la facturación en comparación con el mes anterior. Durante este tiempo, se informó que la actividad aumentó entre un 10 y un 20% en comparación con mayo.

Los tipos de equipos con las tasas de recuperación más fuertes incluyen andamios y grúas, mientras que el sector generador ha experimentado una recuperación más débil.

No se informó un aumento en el robo de equipos, pero los encuestados dijeron que se habían enfrentado a un mayor número de problemas relacionados con los contratos con los clientes.

Las empresas encuestadas se basaron principalmente en el norte y centro de Italia, y juntas representaron aproximadamente el 25% de la facturación total de alquileres en Italia.

Hubo una mejor tasa de respuesta durante el período de cierre que durante la fase de reapertura, según Assodimi.