El consorcio debe devolver anticipos realizados por la ACP.

El consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC), conglomerado liderado por la española Sacyr, junto con Salini Impregilo de Italia, Jan De Nul de Bélgica y Constructura Urbana de Panamá, deberá cancelar US$547,96 millones a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), esto luego de arbitraje de la Cámara Internacional de Comercio de Miami para resolver una disputa entre la ACP y GUPC, responsable de la construcción del tercer juego de esclusas de Canal. Las dos entidades estaban en desacuerdo sobre el exceso de costos para la construcción de las esclusas de la vía fluvial, que se completaron en 2016.

“GUPC respeta el laudo arbitral emitido sobre la fecha en la que se deben devolver los anticipos (junio 2018), el cual no afecta al resto de procesos arbitrales en curso sobre el fondo de las reclamaciones”, aseguró Sacyr en un comunicado. “Estos anticipos de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) que GUPC debe devolver ahora se recibieron al inicio de la obra en 2009, por un importe de US$547,96 millones en concepto de costes de movilización e instalación de plantas”, agrega la información.