2mini-PowerPlant-view

En la Amazonía ecuatoriana y flanqueado por el rio Napo (afluente del río Amazonas), se halla ubicada la zona de extracción petrolera Bloque 43, un gran yacimiento petrolífero en la parte oriental de la provincia de Orellana, al oeste de Ecuador. Sus reservas petrolíferas certificadas ascienden a 1.672 millones de barriles, que equivalen aproximadamente al 41% de las reservas de crudo del país; ello hace que esta región extractiva haya sido declarada de Interés Nacional por parte de la Asamblea Nacional de Ecuador.

Se estima que el proyecto Bloque 43, implementado por Petroamazonas EP, alcance su punto máximo de producción en seis años, con una extracción aproximada de 330.000 barriles diarios de petróleo. Dicho proyecto ha sido desarrollado por medio de la tecnología y medidas ambientales más avanzadas, minimizando el impacto ambiental del ecosistema amazónico; técnicas como la perforación direccional y horizontal, que permiten el uso de una menor superficie de perforación colocando varios pozos en la misma plataforma.

1-ContainerPowerPlant

Con el objetivo de contribuir a un desarrollo sostenible, HIMOINSA, por medio de Energy Solutions, ha diseñado una planta energética impulsada por gas de pozo, de 5MW de potencia en COP, integrada con el resto de plantas. se trata de cinco grupos electrógenos HGS 975 T5 WG con una potencia unitaria de 975kW. “Son grupos electrógenos alimentados por gas asociado, en contenedor tropicalizado, con ventilación especial y protección ante condiciones climatológicas extremas. Estos generadores han sido diseñados para trabajar en paralelo con otros grupos electrógenos diésel”, señalan desde la empresa.

El proyecto no estaba excento de desafíos. Se requerían grupos electrógenos que pudiesen soportar las condiciones extremas de calor y humedad propias de la selva amazónica, además de funcionar correctamente con las condiciones de la propia planta de extracción.

Innovación

Grupos electrógenos a gas que emplean como fuente de alimentación el gas asociado generado por el propio proceso de extracción del crudo, convirtiendo residuos dañinos para el medio ambiente en energía.

Por medio de la central de control Woodyard Easygen, los grupos son controlados por la planta petrolífera pudiendo funcionar de forma individual o en paralelo con otras plantas diésel, según las necesidades energéticas del complejo.

”Este proyecto ha supuesto un gran reto por dos razones: un suministro de gas de muy baja calidad, y unas condiciones ambientales adversas. Ambos problemas logramos solventarlos satisfactoriamente, contribuyendo a reducir de manera considerable las emisiones por quema de gas asociado ‘Flaring’, ayudando así a preservar el entorno de la selva Amazónica”, comenta Manuel Aguilera, gas product manager en Himoinsa.