Los trabajos que sufrieron varias postergaciones, por fin fueron entregados.

túnel rimac

Túnel Rimac

La municipalidad de la capital peruana inauguró durante la semana pasada la vía Expresa Línea Amarilla, luego de varias postergaciones de su puesta en marcha. La autopista tiene nueve kilómetros de extensión, los que incluyen un túnel por debajo del Río Rimac, el que permitirá trasladarse a los limeños desde Ate hasta el Callao en 20 minutos. De no utilizar esta nueva autopista el mismo trayecto demora 45 minutos.

Desde, LAMSAC, subsidiaria de VINCI HIghways, empresa francesa encargada del proyecto, afirmaron que “esta solución vial brindará a Lima modernidad, fluidez y tecnología en esta autopista que complementan los 16 kilómetros de la Vía de Evitamiento del Trebol de Javier Prado al Óvalo Habich”.

Entre otras características de la Línea Amarilla, está un paso en desnivel cerca del Puente Bella Unión, 13 viaductos en altura y el túnel inteligente de casi 2 kilómetros de extensión por debajo del Rímac. Este último es muy importante para la infraestructura del proyecto, “por lo que cuenta con sistemas de seguridad integrados y la más alta tecnología para brindar a las personas el mejor viaje”, señaló el Gerente General de LAMSAC, Laurent Cavrois. En ese sentido, la estructura está fortificada con columnas de acero y concreto que, en palabras de la propia Municipalidad de Lima, es capaz de soportar un sismo de hasta 9° en la escala Richter.

El gerente de la Municipalidad de Lima, Jaime Villafuerte indicó a El Comercio que “el túnel es capaz de resistir, dado que está hecho con concreto resistente a los sismos. Obviamente un fenómeno de esa naturaleza puede producir fisuras o algunas grietas, pero lo importante es que la obra no va a colapsar”, señaló.

LAMSAC administrará la concesión por 40 años.