Una inversión de US$1.720 millones y casi siete años de obras significó la nueva Línea 3 del Metro de Santiago, en Chile. El nuevo tramo une las comunas de Quilicura, al extremo noroeste de la capital chilena con la comuna de La Reina, en el sector sur oriente de la ciudad. Con 18 estaciones recorre 22 kilómetros en tan solo 30 minutos, versus las casi dos horas que demora hoy un vehículo por tierra.

Y Metro está lejos de cruzarse de brazos. Ya al comienzo de su mandato, el presidente Sebastián Piñera había anunciado el inicio de los procesos de planificación, diseño, elaboración, estudio y financiamiento de tres nuevas líneas la 7, 8 y 9, las que deberían ver la luz durante la próxima década.