La Federación Iberoamericana del Hormigón Premezclado da un vistazo a las principales cifras de la industria.

Logo fihp 2015

Se estima que en el mundo se produjeron en 2015 cerca de 2.400 millones de metros cúbicos de hormigón premezclado, siendo China responsable por un poco más de la mitad del volumen, seguido de lejos por EE.UU. y la Unión Europea, que representan cerca del 11% y el 9% respectivamente. En este escenario, aparece Iberoamérica (que comprende a Latinoamérica y el Caribe, más Portugal y España) con cerca de 140 millones de metros cúbicos en 2015 (cerca del 5,8% del total mundial), volumen que para 2016 se redujo a 123 millones, básicamente impactados por la falta de crecimiento de muchos países de la región y la muy importante disminución del volumen en Brasil.

Analizado solo Latinoamérica sin nuestros colegas de España y Portugal, el peso de Latinoamérica en 2016 fue de 104 millones de metros cúbicos, inferior al récord histórico estimado de 130 millones de metros cúbicos en 2014, pero en todo caso, casi un 60% más de volumen que el anotado en 2004, cuando se empezaron a hacer las estimaciones.

Lo importante acá, es que los indicadores de consumo per cápita siguen siendo muy bajos, pues mientras la media en países europeos -que ya han desarrollado la mayoría de su infraestructura- está entre 0,4 y 1 m3 de hormigón por habitante al año, y en EE.UU. esa misma media es de 0,75 m3, en nuestra región, el promedio es de 0,169 m3/hab-año, con diferencias importantes como Chile o Panamá -que son quienes salen mejor librados- con consumos cercanos a 0,35 m3/hab-año, o Haití y Honduras que apenas sobrepasan 0,01 y 0,07 m3/hab-año respectivamente.

Ciertamente son medias bajas de consumo del material para el estándar mundial, que, aunadas a las necesidades de infraestructura y vivienda, al crecimiento poblacional y a la migración de lo rural hacia lo urbano, deberán generar buenas perspectivas de crecimiento de la industria del hormigón premezclado en el mediano plazo.

Hay otros dos aspectos que nos pueden abrir aún más el panorama. 1) En 2004, la industria del concreto premezclado en China era prácticamente inexistente. El Gobierno central impulsó un decreto que prohibió la mezcla en obra en los 200 centros urbanos de mayor importancia en ese país, por razones de eficiencia y sostenibilidad, lo que hizo crecer rápidamente el sector hasta alcanzar en 2008 los 300 millones de metros cúbicos y siete años después, cuatro veces ese valor. 2) India empezó formalmente con su industria del hormigón premezclado en 1994, llegando al año 2001 apenas al 2% del consumo de cemento. Hoy es una industria que ronda los 150 millones de metros cúbicos y al 2030 espera estar en el doble de ese volumen.

De ahí, que no es utópico pensar que Latinoamérica puede incrementar en forma importante sus consumos y atender en forma industrializada las necesidades de construcción que requieren concreto en nuestros países, con competitividad y sostenibilidad.

Medir la competitividad es pieza clave

Los indicadores son fundamentales para cualquier tipo de actividad. En el caso de la industria del hormigón premezclado, la razón por la cual un contratista adquiere el producto es porque el mismo le genera algún valor agregado. Ese valor agregado, en nuestro caso, tiene que ver con eficiencia en obra, menores costos, competitividad o soluciones tecnológicas para sus desafíos constructivos. De ahí, que sea importante medir, desde el punto de vista de la industria, aquellos aspectos claves que sabemos que impactan al cliente y que tienen que ver con los temas mencionados. En ese sentido, la Federación Iberoamericana del Hormigón Premezclado desde el 2007 genera una Encuesta Anual de Indicadores, la que es de participación voluntaria y abierta a empresas de toda Latinoamérica, donde se recopila información clave sobre el estado de la industria y su operación, en forma general y con unos protocolos que permiten divulgar la información para que la misma tenga el uso que persigue: que toda la industria de la región pueda mejorar y sea más competitiva.

El pasado mes de abril, se presentó la última Encuesta de Indicadores correspondiente a datos del año 2016, donde participaron empresas con cifras representativas sobre más de 9,8 millones de metros cúbicos, 152 plantas de hormigón y 2.800 conductores de camión mezclador (hormigoneras o mixers, como se denominan en algunas partes)

Aquí algunas de los datos recopilados*:

  • Mientras en una empresa grande (que produce más de 500.000 metros cúbicos al año) hay un Jefe de Planta responsable por cada 130.000 m3, en una mediana (entre 100.000 y 500.000 m3) hay uno por cada 88.000 m3.
  • El promedio de transporte en América latina es de 4.294 m3 (o 357 m3/mes) por conductor de camión. Sin embargo, esa productividad es un 23% inferior a la de hace cinco años.
  • Cuando se analiza el equipo, el promedio transportado en un año en un camión mezclador es de 5.273 m3, siendo la empresa más productiva una que promedia 7.600 m3/camión-año.
  • 93,2% de la flota existente de camiones mezcladores está en operación
  • 2,64 horas tarda cada ciclo de despacho de un viaje de hormigón premezclado desde que sale de la planta hasta que regresa listo para cargar y se hacen 3,10 viajes en promedio al día.
  • 32,88% del hormigón despachado, es bombeado en Latinoamérica
  • La resistencia promedio despachada es de 27,54 Mpa
  • 35,36% del agua utilizada para el hormigón es reciclada, lo que implica un ahorro suficiente como para abastecer el consumo de toda la población española por un día
  • 2,73% del hormigón producido, es rechazado por cualquier razón y debe ser tratado.

Cabe destacar, eso sí, que estos datos corresponden a lo reportado por las empresas participantes de toda Latinoamérica y no necesariamente reflejan la particularidad de una ciudad o un país específico por lo que su manejo es estrictamente académico e informativo.

Conclusión

La industria del hormigón premezclado en la región ha venido avanzando y su desarrollo debe seguir creciendo de la mano de la industrialización, la competitividad y la sostenibilidad de los países del área, con varias oportunidades de mejora a nivel interno en muchas empresas pero también con experiencias que son dignas de reconocimiento en cualquier parte del mundo. Si usted desea mayor información sobre la FIHP o sobre la Encuesta de Indicadores, contáctenos en www.hormigonfihp.org

 

Manuel Lascarro es Ingeniero Industrial de la Pontifica Universidad Javeriana de Bogotá, Colombia, con un Máster en Gestión y Financiación Privada de Proyectos y Concesiones de la Fundación Antonio Camuñas – Universidad San Pablo C.E.U de Madrid, España. Desde 2007 es el Director Ejecutivo de la Federación Iberoamericana del Hormigón Premezclado (FIHP), entidad sin ánimo de lucro que reúne a las asociaciones, institutos y empresas dedicadas a promover la industria del hormigón premezclado en la región. Con miembros en 21 países, la FIHP ha trabajado durante 40 años por el desarrollo de esta industria.