La producción de la construcción en el Reino Unido ha disminuido más rápidamente que nunca en los últimos 23 años, según revela un nuevo informe.

IHS Markit

En la encuesta del Índice de Gerentes de Compras (PMI), realizada por el especialista en investigación de mercado con sede en Londres, IHS Markit / CIPS UK, el 86% de los encuestados de la industria de la construcción informaron una reducción en sus negocios desde marzo, debido al brote de coronavirus.

IHS Markit dijo que las cifras de actividad fueron las más bajas que había visto desde que recopiló datos por primera vez en 1997.

El PMI incorporó tres categorías principales de construcción: construcción de viviendas, con una actividad de solo 7,3; construcción comercial hasta 7,7; y trabajo de ingeniería civil hasta 14,6 (donde una cifra superior a 50 representa un crecimiento en la actividad con respecto al mes anterior).

En muchos casos, los encuestados dijeron que los sitios se habían cerrado por completo debido a medidas de salud y seguridad, paradas en toda la cadena de suministro o ambas.

Entre los problemas de la cadena de suministro, por supuesto, estaba la dificultad de adquirir productos de seguridad para los trabajadores en el sitio.

IHS Markit dijo que la caída en los volúmenes de nuevos negocios también fue más rápida de lo que había medido anteriormente, con incertidumbre sobre cuánto tiempo estarían en vigor las estrictas medidas anti-Covid-19, y sobre las perspectivas a corto plazo de reiniciar proyectos cerrados.

Proyecciones

Mirando hacia el futuro, IHS dijo que las expectativas de los encuestados para el resto del año coincidieron con el mínimo histórico visto en su encuesta de octubre de 2008, con preocupaciones importantes de la industria sobre el flujo de efectivo y la continua reducción de la productividad.

“Parece que una caída en la actividad de construcción de proporciones históricas en abril será seguida por una reapertura gradual de los sitios en las próximas semanas, sujeto a revisiones estrictas de las medidas de seguridad”, señaló Tim Moore, director de economía de IHS Markit.

Por su parte, el director del grupo Duncan Brock en el Chartered Institute of Procurement and Supply dijo que “solo unos pocos proyectos de ingeniería civil e infraestructura pudieron continuar en abril, pero se espera un reinicio tentativo en otras áreas, como la construcción de viviendas y la construcción comercial en el corto plazo”. Y agregó que “a medida que se desarrollan nuevos planes de los encargados de formular políticas sobre el distanciamiento social, el trabajo de construcción puede continuar, pero no como lo conocemos, ya que las restricciones y las nuevas reglas de seguridad probablemente dificultarán el progreso. Para un sector que aún no se ha recuperado completamente de la escasez de habilidades creada por la crisis financiera en 2008, el vacío de producción creado por la pandemia ha retrasado al sector otra década”.

El director de economía de la Asociación de Productos de Construcción, Noble Francis, también respondió a la encuesta, diciendo que “los constructores de casas también serán muy cautelosos al comenzar nuevos desarrollos dada la demanda incierta (…) Dado que el 86% del empleo en la construcción se encuentra en las PYME, el mayor impacto será en los subcontratistas y especialistas que sufren una disminución récord del PMI en la actividad de la construcción. Las PYME también sufrirán por los principales contratistas que rechazan las condiciones de pago. Incluso donde está ocurriendo la actividad, las medidas de distanciamiento social para garantizar la seguridad en el sitio significan que la productividad ha caído 30-50% (dependiendo del desarrollo). Esto significa que la actividad de construcción lleva más tiempo y cuesta más, y por lo tanto afecta negativamente los márgenes de los contratos firmados anteriormente”.