General Electric trabaja en un modelo de distribución de energía que es capaz de hacer más eficiente la entrada y salida de energía de baterías o puntos de consumo.

La empresa norteamericana de energía, General Electric está trabajando en el desarrollo de una inteligencia artificial en redes eléctrica capaz de ahorrar hasta U$ 200 millones a nivel mundial gracias a que esta inteligencia haría más eficiente la distribución energética.

“Estamos enfocados en el aprendizaje de las máquinas”, dijo Steven Martin, Director Digital del área de conexiones del gigante estadounidense durante una entrevista en la cumbre Bloomberg, celebrada en Londres.

“Esta tecnología optimizaría la forma en que entra y sale la electricidad desde los dispositivos de almacenamiento, como baterías y puntos de consumo”, explicó el ejecutivo. El objetivo del desarrollo de esta IA es aumentar la eficiencia de la red, generando un ahorro en dinero por parte de los consumidores finales.

Actualmente se está estudiando cómo el aprendizaje automático puede integrarse a las empresas, desde el rubro de la salud, la informática y ahora con la distribución energética. “Esta industria avanza a pasos agigantados, dado que las plantas de energía y los sistemas de distribución están cada vez más cerca de la digitalización de sus operaciones”, argumentó Martin, quien trabajó antes en variadas empresas de Silicon Valley y en Microsoft. Es por eso que General Electric, actualmente está regularizando sus patentes sobre tecnología.