El ranking de los mayores contratistas del mundo de este año confirma entre otros: i) el dominio de las firmas chinas a pesar de las luchas económicas del país; ii) el comienzo de la recuperación japonesa; iii) el momento positivo para los constructores de viviendas en Estados Unidos y iv) la ausencia de gigantes brasileños de la construcción.

Top200

Status Quo. Las diez primeras posiciones del ranking que lista a las 200 principales empresas constructoras del mundo no presentan cambios, y las cuatro primeras - todas firmas chinas - no muestran signos de renunciar a su dominio. De hecho, los ingresos generados por estas cuatro empresas representan más de una cuarta parte de los ingresos de los 200 principales.

Lo anterior se produce incluso con una tasa de crecimiento del mercado de la construcción china que se está desacelerando en su lucha por mitigar los riesgos del sector financiero disminuyendo el acceso a los préstamos. Esto no es sorprendente, dado que la deuda de la nación se encuentra ahora en un impresionante 257% del PIB.

A pesar de esta “bomba” económica, cada sector de la industria de la construcción de China sigue actualmente aumentando en un nivel al que pocas naciones pueden aspirar. Sin embargo, el hecho que el sector esté creciendo a un ritmo más lento se refleja en gran medida en los ingresos de las compañías chinas.

A pesar de esta advertencia sobre la vacilante economía de China, parece poco probable que otra empresa logre incorporarse dentro de los primeros cuatro lugares. El cuarto lugar en la tabla es de China Communications Construction (CCC), que obtuvo ingresos por US$64.300 millones durante 2016, largamente por sobre los US$42.600 millones obtenidos por el quinto lugar, la francesa Vinci. Asimismo, las ventas de CCC parecen relativamente pequeñas si se comparan con los US$141.500 millones generados por China State Construction & Engineering (CSCE), que con un crecimiento del 3,8% respecto a los ingresos del año anterior sigue fortaleciendo su posición en el primer puesto y alejándose por casi US$46.000 millones del segundo lugar ostentado por China Railway Group (con US$95.600 millones).

En la actualidad hay ocho empresas chinas en la lista de los 200 principales, con ingresos combinados por US$460.100 millones. Estados Unidos cuenta con 34 empresas en el listado, sin embargo, sus ingresos totales suman US$180.700 millones, equivalentes a poco menos del 40% de los ingresos de estas ocho asiáticas. Esto es una clara demostración del tamaño de las cuatro grandes firmas chinas en el mercado.

Con cinco empresas chinas dentro del Top 10 y con la menor de ellas, Metallurgical Corporation of China, con ingresos por sobre los US$32.000 millones, es difícil comprender la prensa negativa que rodea a la economía china. De hecho, los economistas del gobierno chino esperan que en el futuro la construcción pesada ayude a equilibrar los resultados económicos en los próximos años.

En los EE.UU., como en China, si bien el mercado de la construcción está creciendo, se ha desacelerado. Esto se ve reflejado en que en 2015 el mercado creció un 8,7%, mientras que el crecimiento de 2016 fue de sólo un 4,2%.

Claramente, el país del norte tiene una serie de preocupaciones: la economía global, los precios de los commodities, el futuro político del país y la escasez de mano de obra. Esto frenó cualquier crecimiento significativo en 2016.

En cuanto a los ingresos de las principales empresas estadounidenses del Top 200, Bechtel se mantuvo firme con ingresos por US$32.000 millones en 2016 (desde los US$32.200 millones de 2015), y Fluor avanzó un poco de los US$18.100 millones en 2015 a US$19.000 millones en 2016.

Algunas firmas de construcción pesada han vacilado un poco, incluyendo a Jacobs (cuyos ingresos cayeron US$1.200 millones) y Chicago Bridge & Iron (que anotó US$2.200 millones menos que el año anterior).

Al contrario, un salto significativo fue el dado por la constructora de viviendas CalAtlantic Group, 51 en el ranking, cuyos ingresos pasaron de unos US$3.500 millones en 2015 a US$6.400 millones en 2016. Esto se explica por el hecho de que CalAtlantic Group fue el resultado de una fusión entre Pacifc Corp y The Ryland Group.

En las primeras 50 posiciones en general se notan movimientos positivos de los constructores de viviendas estadounidenses. DR Horton aumentó sus ingresos en US$1.300 millones, Lennar lo hizo en US$1.400 millones y Pulte Group incrementó sus negocios en US$1.600 millones. Estos aumentos, todos por sobre el 10% de sus ingresos del año anterior, están en línea con el fuerte mercado de la construcción de viviendas en los EE.UU., que finalmente ha vuelto a los niveles anteriores a la recesión.

Tal vez son más sorprendente son los resultados de las empresas japonesas. Si bien en los últimos años el gobierno japonés ha enfrentado una economía en dificultades, el fuerte mercado de la vivienda ha ayudado a los contratistas a mantener ingresos saludables.

De hecho, de las 30 compañías japonesas que aparecen entre las 200 mejores constructoras, todas, excepto cinco, han aumentado sus ingresos, destacándose Sekisui House (en el puesto número 15), que experimentó ingresos por US$18.640 millones en 2016, un 21,2% por sobre los US$15.370 millones del año anterior.

Es más, las seis principales firmas japonesas registraron ingresos por sobre los US$10.000 millones, y tres de ellas registraron crecimientos superiores al 10% en sus ventas con relación a 2015.

Las firmas japonesas están muy bien paradas frente a las estadounidenses, con ingresos totales combinados por US$166.310 millones, sólo US$14.400 millones menos que sus contrapartes norteamericanas.

Una empresa que destacar dentro de las constructoras niponas es Toyo Engineering (TEC), que avanzó 36 posiciones e ingresó al Top 100, ubicándose en el puesto 96. La compañía generó ingresos por US$3.970 millones en 2016, 60% por sobre los US$2.480 millones obtenidos en 2015.

Por su parte, Europa mantiene su fuerte presencia en el Top 10 con Vinci liderando en la quinta posición, la española ACS manteniendo su sexto lugar en la lista -a pesar de la caída de US$3.400 millones en sus ingresos de 2016-, la también francesa, Bouygues, de pie en el número nueve, con ingresos por US$27.600 millones en 2016, y la firma alemana Hochtief cerrando este selecto grupo, con ingresos por un poco más de US$22.000 millones (casi US$1.400 millones menos que en 2015).

De hecho, todas las empresas europeas que figuran entre las diez primeras posiciones muestran un descenso de las cifras de ingresos.

METODOLOGÍA

El Top 200 es un ranking de las empresas constructoras más grandes del mundo sobre la base de los ingresos por ventas en 2016, ya sean años calendario o financieros, dependiendo de sus prácticas contables individuales.

La información ha sido obtenida por distintas fuentes, incluyendo contabilidad auditada, declaraciones de empresas y de respetadas organizaciones. En algunos casos International Construction realizó una estimación de los ingresos.

La clasificación se realiza en base a dólares estadounidenses y los tipos de cambio fueron cifras promedio para el ejercicio de 2016.

Si bien se ha hecho el mejor esfuerzo para que la información de este reportaje sea lo más exacta posible, International Construction no se responsabiliza por errores u omisiones.

Si algún lector estima que su compañía u otra de su conocimiento debería incluirse en el listado, póngase en contacto con el editor de International Construction, Mike Hayes al mail: mike.hayes@khl.com.

PAÍS POR PAÍS

Con sólo nueve compañías entre las 200 mejores, China está por delante de cualquier otra nación en términos de sus ingresos totales, con US$475.200 millones (o cerca de un tercio de la cifra total de ingresos de la lista).

Es tal el peso de la nación asiática, que no sólo duplica los ingresos de la siguiente nación en la lista, Estados Unidos, sino que también supera largamente los ingresos combinados del país norteamericano y de Japón.

Si se necesita más perspectiva sobre el tamaño de estas nueve compañías chinas, vale la pena señalar que Estados Unidos tiene 35 compañías en la lista, y Japón tiene 34.

Esto no nos debe sorprender, ya que la tabla de este año un buen reflejo del ranking del año pasado. Aunque la economía China no está en su mejor condición… sus principales contratistas han sumado alrededor de US$6.500 millones (un crecimiento promedio del 1,4%) a sus ingresos combinados, mientras que las empresas estadounidenses han agregado un poco menos de US$9.000 millones (un promedio del 4%).

Por su parte, el tercer país con mayores ingresos, Japón, a pesar de tener tres compañías más en el Top 200, obtuvo un ingreso combinado prácticamente idéntico al de la lista de 2015.

Los tres países siguientes en el ranking son: Francia, con ingresos por US$117.300 millones, el Reino Unido con US$84.800 millones y España con US$76.400 millones de dólares.

El Reino Unido, de hecho, logró sobrepasar a Corea del Sur y a España para obtener la quinta posición en la lista, con un aumento combinado en los ingresos de US$4.980 millones (6,3%) con respecto al año anterior.

Los ingresos totales combinados de los diez Estados miembros de la UE en la lista son US$417.000 mil millones con un total de 70 empresas. No obstante, ni siquiera así la poderosa Europa puede igualar los ingresos de China.

Un país que destaca por su ausencia en el Top 200 es Brasil. El año pasado, cinco empresas brasileñas estaban en la lista. Desafortunadamente, la bien documentada caída del conglomerado Odebrecht provocó una reacción en cadena que ha afectado a muchas de las firmas de construcción más grandes del país.

Junto con noticias generalizadas de corrupción y escándalo entre altos ejecutivos de la construcción y políticos de alto rango, Brasil también está sufriendo la caída en los precios del petróleo y una serie de grandes proyectos de infraestructura que han tenido que ser archivados debido a déficits de financiamiento.

Archivos relacionados / tablas