¿Hemos tocado fondo? Con ingresos de casi un tercio de los anotados en 2012, es de esperar que comience la recuperación del sector.

No son buenas noticias las que trae consigo la presente edición del CLA50, ranking con las 50 principales empresas constructoras con actividades en América Latina. Los ingresos anotados por este medio centenar de compañías constructoras con actividades en la región sumaron US$26.698,5 millones, cifra un 22% menor a la registrada en la edición pasada y lo que es peor, un 63,3% por debajo del peak alcanzado en la edición 2013 (con ingresos de 2012).

Cabe preguntarse entonces si finalmente el mercado de la construcción latinoamericana ha tocado fondo. Pero por mucho que se alberguen esperanzas de que esto sea así, la situación actual en las tres mayores economías (Argentina, Brasil y México), no permiten ser tan optimistas como se quisiera.

Según el medio argentino El Economista, un 46,7% de las empresas que realizan obras privadas prevé que el nivel de actividad del sector disminuirá mientras que, el 63,6% de las dedicadas fundamentalmente a la obra pública, también opinó que el nivel de la actividad disminuirá hacia fines de 2018.

En Brasil, en tanto, el panorama tampoco es alentador, el PIB de la construcción retrocedió un 0,8% durante el segundo trimestre del año, en comparación con los primeros tres meses. Si se compara con el segundo trimestre de 2017, la caída es aún mayor: del 1,1%. Asimismo, la inversión en el sector de la construcción también está a la baja, con caídas cercanas al 1,8%.

Por su parte México, si bien proyecta un crecimiento en torno al 1% - 2% para la industria, también ve dificultades en el desarrollo del sector. Por ejemplo, durante el segundo trimestre las obras de ingeniería civil cayeron un 4,9% anual y completaron 27 meses consecutivos de contracciones.

En este contexto, es imposible predecir qué veremos en el CLA50 del próximo año.

Top 10

Los tres primeros lugares del ranking se han mantenido inamovibles. Con una cuestionada Odebrecht aun a la cabeza con ingresos estimados por US$3.347 millones (44,2% por debajo de 2016), cifra que, si bien es un 50% mayor que el segundo lugar, está muy por debajo a lo que estábamos acostumbrados a ver en años anteriores, cuando la brasileña, por si sola, representaba más del 20% de los ingresos totales del listado. No obstante, a pesar de los problemas de corrupción, hoy su representatividad sigue siendo alta: un 12,5%.

Le sigue la chilena Sigdo Koppers, que durante 2017 registró ingresos por US$2.204 millones, una leve mejora respecto de los US$2.191 millones del año anterior. Por su parte, la peruana Graña y Montero, también mencionada dentro de los escándalos de Lava Jato, experimentó una caída del 1,8% en sus ventas del año pasado, no obstante, pudo mantener el tercer lugar del ranking.

Las brasileñas MRV Engenharia y Mendes Júnior Engenharia cambiaron posiciones, la primera aumentando sus ingresos en un 12% y la otra con una contracción del 10,8%.

La salida de Andrade Gutierrez Engenharia del Top 10 dada la disminución del 62% en sus ingresos y el retiro de la mexicana ICA del listado por su reestructuración, le valieron un avance de dos puestos a Salfacorp, que con ventas por US$1.029 millones durante el año pasado, logró posicionarse en sexto lugar.

En séptimo lugar se encuentra una empresa que hace su estreno en las diez principales, se trata de Mota-Engil. La portuguesa sigue fortaleciendo su presencia en la región y el año pasado facturó US$960,9 millones en América Latina, registrando así un crecimiento del 37,3% con relación al año pasado.

La octava posición es para Carso Infraestructura y Construcción, que, a pesar de una disminución del 9,8% en sus ingresos, logró avanzar una posición, reemplazando así a ICA como la principal constructora mexicana.

Construtora Queiroz Galvão, por su parte, también disminuyó sus ventas de forma importante. Sus ingresos de 2017 alcanzaron los US$721 millones, 24,3% por debajo de lo registrado en 2016. No obstante, pudo avanzar un puesto y quedar en novena posición.

Cierra el Top 10 la costarricense Constructora Meco, que con ingresos por US$669,5 millones logró avanzar cinco posiciones.

País por país

Brasil sigue dominando el ranking, pero a nadie le sorprenderá que su representatividad siga disminuyendo, tanto en número de compañías como en sus ingresos. Las 17 empresas listadas (una menos que el año pasado) en esta edición sumaron ingresos por US$11.130,2 millones durante 2017, un 28,4% por debajo de lo que estas mismas constructoras n facturado el año anterior. De esta forma, y por primera vez, el gigante sudamericano explicó menos del 50% de los ingresos totales, fijando su importancia en un 41,7%.

Y es que las caídas de las brasileñas fueron dramáticas. Ya se mencionaron los casos de Odebrecht, Construtora Queiroz Galvão y Andrade Gutierrez Engenharia, empresas que redujeron sus ingresos en un 44,6%, sumando US$4.531 millones en 2017, versus los US$8.185 millones de 2016.

Pero si bien 13 de las 17 empresas brasileñas experimentaron contracciones de un año a otro, hubo algunas con un mejor desempeño, probablemente gracias al espacio dejado por las compañías más afectadas por el caso Lava Jato. Es el caso de Trisul, por ejemplo, que aumentó sus ingresos en un 46%, valiéndole su incorporación al CLA50 en el puesto 44. Asimismo, la segunda brasileña más importante en el ranking, MRV Engenharia, tuvo un crecimiento del 12% y alcanzó ventas por US$1.437,1 millones durante 2017.

Parte de lo perdido por Brasil ha sido absorbido por Chile, país que este año contó con once empresas en el CLA50. Cabe destacar la incorporación de Bitumix, empresa experta en construcción vial y que con ingresos por más de US$154 millones se ubicó en el puesto 41.

En su totalidad, el país austral sumó ingresos por poco más de US$6.000 millones, abarcando así un 22,6% del total de las 50 principales constructoras con actividades en la región. Un avance de seis puntos porcentuales con relación a la edición anterior.

México resintió la salida de ICA del listado y perdió su tercer lugar, abriéndole paso a Perú, que, con seis empresas rankeadas, obtuvo ingresos por US$3.381,3 millones y anotó un 12,7% de los ingresos totales.

Dentro del equipo peruano, cabe destacar el desempeño de Cosapi durante 2017. Los ingresos de la compañía alcanzaron los US$474,9 millones (PEN 1.547,2 millones), lo que representa un aumento del 64,9% con respecto al año anterior. Y es que todas las unidades de negocios de la empresa experimentaron crecimiento: ingeniería y construcción aumentó en un 41,9%, y los servicios mineros hicieron lo suyo en un 335,5%.

Nuevas incorporaciones

Además de la mencionada Bitumix, CLA50 cuenta con nuevas empresas listadas en el ranking. Para la española FCC, CLA estimó ventas en la región por unos US$461,7 millones. La compañía cuenta con importantes proyectos en Panamá, dentro de ellos la Línea 2 del Metro, así como también su participación en el sistema subterráneo de Lima, Perú.

Sacyr es otra empresa española que ha potenciado mucho su presencia en la región, con importantes proyectos. La compañía generó ingresos por unos US$284 millones en América Latina y auspicia un buen 2018. Durante el año pasado, la empresa había cerrado importantes contratos como las adjudicaciones de la concesión de las Rutas 2 y 7 de Paraguay; la concesión del corredor Cúcuta-Pamplona, en Colombia; y la ampliación de redes eléctricas en Chile. Asimismo, el grupo ha ganado en México sus primeras concesiones, una carretera y un hospital, en régimen público-privado.

La cuarta nueva incorporación se trata de la brasileña Construtora Tenda, que experimentó un 2017 muy positivo, con ingresos por US$410 millones, un 29% por sobre sus ventas de 2016.

Evolución

Es una lástima reconocerlo, pero la industria de la construcción ha caído en picada, un decrecimiento tan fuerte que va mucho más allá de la refinación en la recolección de datos y de la variación del valor del dólar.

Desde el peak de US$72.923 millones anotados en el CLA50 de 2013 (basado en los ingresos de 2012) las ventas de las 50 principales empresas con actuación en la región han caído más de un 63%.

Metodología

Las posiciones del ranking CLA 50 se basan en los ingresos brutos por ventas en dólares estadounidenses. Cuando ha sido necesario, el tipo de cambio ha sido convertido a dólares basado en el promedio de la moneda en todo el ejercicio de 2017.

La información ha sido obtenida desde distintas fuentes, partiendo por la respuesta de algunas empresas a una encuesta preparada por Construcción Latinoamericana (CLA), complementada con datos disponibles en bolsas y superintendencias, contabilidad auditada, declaraciones de empresas y de respetadas organizaciones expertas en el tema. En algunos casos no fue posible contar con contabilidad auditada, oportunidades en las que CLA realizó una estimación de ventas basada en datos de consultores y tendencias de la industria.

Si bien se ha hecho el mejor esfuerzo para que la información de este reportaje sea lo más fidedigna y exacta posible, CLA no puede hacerse responsable por posibles errores u omisiones.

Si algún lector desea hacer algún comentario respecto del ranking publicado de las 50 empresas constructoras con mayor volumen de ventas o considera que su compañía debería incluirse en dicho listado, le solicitamos ponerse en contacto con el editor de CLA, Cristián Peters al mail: cristian.peters@khl.com.

Archivos relacionados / tablas