El deterioro de la economía en muchas de las grandes economías de la región, y por supuesto, los coletazos de la crisis brasileña, se reflejaron en el ranking CLA50 de este año.

Cla50

La crisis que todavía sigue impactando el mercado de la construcción brasileña y el mal desempeño económico de algunas de las mayores economías de la región son los factores decisivos para otro año de caída en el CLA50, ranking con las 50 principales empresas constructoras con actividades en América Latina.

Si la era pre-Lava Jato estuvo marcada por un crecimiento acelerado en el mercado de la construcción civil, hoy la misma industria es testigo de caídas estrepitosas en los ingresos de importantes empresas, con compañías que han tenido que reducir su dotación, vender activos e incluso pedir recuperación judicial para poder sobrevivir.

Empresas como Odebrecht, Camargo Corrêa, Andrade Gutiérrez y Queiroz Galvão, antes siempre entre las más destacadas del CLA50, hoy se enfrentan problemas crediticios y sus planes de crecimiento se han convertido en planes de supervivencia. Este espacio, que podría ser aprovechado con ansias por otras constructoras del resto de la región no ha sido del todo absorbido, ya que el mercado en general fue de contracción.

De hecho, fueron 29 empresas las que presentaron contracciones en el ejercicio pasado. ¿El resultado final? El ingreso total durante 2016 del CLA50 alcanzó los US$34.451 millones, un 22,5% por debajo de los US$44.464 millones que anotaron estas empresas durante 2015. Este resultado viene a profundizar la caída del mercado, ya que hay que recordar que el CLA50 pasado registró una disminución del 15,5% respecto a los ingresos de 2014. De hecho, la tendencia a la baja comenzó luego del peak alcanzado en 2012, año en el que las 50 principales constructoras de ese entonces anotaron ingresos por poco menos de US$73.000 millones.

La caída más violenta en términos de porcentaje fue la de la brasileña Rossi Residencial, que registró ingresos en 2016 por US$155,8 millones, un 56,1% por debajo de los US$355,1 millones de 2015, perdiendo así 17 posiciones y quedando ubicada en el puesto 46. Cabe destacar que la compañía no lanzó emprendimientos durante el ejercicio pasado y que finalizó el año con una plana de empleados 66% menor a la que mantenía el primer semestre de 2014.

Por su parte, los ingresos de la también brasileña Metodo Potencial Engenharia cayeron de forma similar, un 56%, obteniendo US$163,6 millones el año pasado. Al igual que Rossi, la empresa perdió 17 puestos y finalizó en el lugar 44.

La tercera mayor caída, como era de esperar, también es de Brasil, y corresponde a Construcap, que perdió 11 posiciones y se ubicó en el puesto 36 del CLA50.

Top 10

Las principales 10 empresas constructoras con actividades en la región han perdido fuerza y representan un 60,1% del CLA50. Si bien esto son alrededor de 10 puntos porcentuales menos que en la edición pasada, es una cifra más acorde a lo que se ha podido analizar en ediciones anteriores.

Ha habido varios cambios de posiciones el en Top 10, pero lamentablemente éstos tienen relación a la mala actuación de algunas compañías más que al crecimiento de otras. De hecho, las primeras siete empresas listadas presentan contracciones de entre 9,2% y 38,5%.

Odebrecht sigue dominando el ranking y mantiene una brecha enorme con el resto de las empresas.

A pesar de una caída del 9,2% en sus ingresos, con US$2.191 millones la chilena Sigdo Koppers avanzó una posición relegando a Graña y Montero al tercer lugar, y es que la peruana contrajo sus resultados en un 22,7%, obteniendo US$1.802 millones.

Con caídas cercanas al 10%, Mendes Júnior Engenharia y MRV Engenharia avanzaron tres posiciones para ubicarse en el cuarto y quinto lugar, esto gracias a que Andrade Gutierrez Engenharia e ICA presentaron caídas mayores y quedaron relegadas al sexto y séptimo lugar.

La octava y novena posición pertenecen a las únicas empresas del Top 10 que tuvieron un 2016 positivo. La chilena Salfacorp avanzó del puesto 12 al 8 gracias a un incremento del 11,4% en sus ventas, mientras que la mexicana Carso Infraestructura y Construcción avanzó dos posiciones hasta el noveno lugar con un crecimiento del 12,2%.

Cierra el grupo Construtora Queiroz Galvão, que con una facturación de US$913 millones, se habría contraído un 36,9% y perdido cuatro posiciones.

País por país

Esperable es que Brasil siga reduciendo su impacto en el CLA50. En esta edición, el gigante sudamericano representó el 56,1% de los ingresos de las principales constructoras, con una facturación por US$19.333 millones, esto equivale a una caída del 33,5% con relación a su presencia en la edición del año pasado. Si se quiere dramatizar aún más la situación, cabe recordar que en la primera edición del CLA50 en 2011 (basado en los ingresos de 2010) Brasil estuvo representado en el listado con ventas por US$39.202 millones, nada más y nada menos que al día de hoy ha experimentado una caída del 68,4% del total de ese año.

Esto no debe sorprender. De las 20 empresas brasileñas listadas 18 de ellas presentaron caídas y 14 de ellas fueron superiores al 20%.

En términos de porcentajes las caídas más marcadas fueron las de Rossi Residencial y Metodo Potencial Engenharia, compañías que también ostentan este año la mayor caída de posiciones perdiendo 17 lugares. En el ranking pasado Rossi Residencial se ubicaba en el puesto 29, mientras que este año su ubicación está al final de la lista en el puesto 46, dos posiciones después de Metodo Potencial Engenharia. Un descenso igualmente dramático es la de Gafisa, que cedió 16 posiciones hasta el puesto 30.

Pero no todo es negativo. Hay dos empresas medianas que sí están sacando provecho a la situación y han experimentado importantes avances. Una de ellas es Brookfield Incorporações (Tegra Incorporadora desde agosto pasado) que obtuvo ingresos por US$453 millones, un 34% por sobre su facturación de 2015, lo que le valió avanzar 10 posiciones hasta el puesto número 21. Inmediatamente atrás está Tecnisa, que aumentó sus ventas en un 25,9% alcanzando los US$451.9 millones en 2016.

El segundo país en representatividad es Chile, que este año lució a 10 empresas en el CLA50, luego de la ausencia de Brotec y Claro Vicuña Valenzuela el año pasado. El país austral sumó ingresos por US$5.670 millones en 2016, abarcando así un 16,5% del total de las 50 principales constructoras con actividades en la región.

Mirando hacia el futuro, es de esperar que esta representatividad chilena se mantenga, aunque los resultados para el ejercicio 2017 no son los más prometedores si se considera que a julio la industria experimentaba una contracción interanual del 4,3%.

Los ingresos de los seis representantes mexicanos cayeron casi US$1.000 millones. Aun así, el país aumentó su representatividad en el ranking con un 9,8% de los ingresos del CLA50. Del mismo modo, Perú también experimentó un descenso en sus ingresos (debido a Graña y Montero y Cosapi) pero de todos modos incrementó su presencia alcanzando el 9% de las ventas del ranking.

Brasil, Chile, México y Perú abarcan un 91,4% de los ingresos totales.

 

Evolución

En picada han caído los ingresos del CLA50. Independiente de la refinación en la recolección de datos y de la variación del valor del dólar para los diferentes mercados, la realidad es una: el mercado de la construcción está en mal pie.

Desde el peak de US$72.923 millones anotados en el CLA50 de 2013 (basado en los ingresos de 2012) las ventas de las 50 principales empresas con actuación en la región han caído un 52,7%.

 

Metodología

Las posiciones del ranking CLA 50 se basan en los ingresos brutos por ventas en dólares estadounidenses. Cuando ha sido necesario, el tipo de cambio ha sido convertido a dólares basado en el promedio de la moneda en todo el ejercicio de 2016.

La información ha sido obtenida desde distintas fuentes, partiendo por la respuesta de algunas empresas a una encuesta preparada por Construcción Latinoamericana (CLA), complementada con datos disponibles en bolsas y superintendencias, contabilidad auditada, declaraciones de empresas y de respetadas organizaciones expertas en el tema. En algunos casos no fue posible contar con contabilidad auditada, oportunidades en las que CLA realizó una estimación de ventas basada en datos de consultores y tendencias de la industria.

Si bien se ha hecho el mejor esfuerzo para que la información de este reportaje sea lo más fidedigna y exacta posible, CLA no puede hacerse responsable por posibles errores u omisiones.

Si algún lector desea hacer algún comentario respecto del ranking publicado de las 50 empresas constructoras con mayor volumen de ventas o considera que su compañía debería incluirse en dicho listado, le solicitamos ponerse en contacto con el editor de CLA, Cristián Peters al mail: cristian.peters@khl.com.

Temas

Archivos relacionados / tablas