La compañía comenzó obras por 35 millones de euros para la construcción del nuevo centro logístico para producción.

Liebherr-Hydraulikbagger GmbH arranca en Kirchdorf an der Iller una nueva inversión de futuro y refuerza así aún más el desarrollo de la planta fundadora de todo el grupo. Con la primera piedra oficial se comenzó el 11 de junio de 2018 la primera fase de construcción del centro logístico para producción. Liebherr invertirá en el proyecto alrededor de 35 millones de euros en total. Está previsto que las obras terminen a finales de 2020.

El nuevo centro logístico demanda inversiones por 35 millones de euros.

El nuevo centro logístico demanda inversiones por 35 millones de euros.

“Mediante la reestructuración y la optimización del flujo de material, el centro logístico contribuirá en el futuro de manera esencial a lograr una producción eficaz y de alta calidad”, declaró Matthias Herzog, Gerente de Producción en Liebherr-Hydraulikbagger GmbH. En su discurso dio las gracias tanto a los socios de la familia Liebherr por la confianza mostrada, como a la comunidad de Kirchdorf y a su alcalde Rainer Langenbacher por su apoyo.

Una vez terminado, el nuevo centro logístico para producción alcanzará unas dimensiones totales de aproximadamente 245 x 96 metros y una altura de aproximadamente 22 metros. En la primera fase de construcción, que concluiría antes de finales de 2019, se creará una nueva zona de entrada de mercancías con un almacén de estanterías elevadas. Los muelles para camiones incluidos en la planificación de esta zona, con un sistema de grúa de 20 t, facilitarán considerablemente la recepción de mercancías. El segundo paso consistirá en la edificación de otro almacén de estanterías elevadas y superficies logísticas para la preparación de pedidos, consolidación y el embalaje de expedición.

Los gerentes y jefes de proyecto de Liebherr-Hydraulikbagger GmbH comienzan las obras de construcción.

Los gerentes y jefes de proyecto de Liebherr-Hydraulikbagger GmbH comienzan las obras de construcción.

El gran reto del proyecto consiste en que la demolición del almacén existente y las obras de construcción tendrán lugar sin interrupción del servicio. Para poder asegurar el suministro de material, la construcción se llevará a cabo en dos pasos. Además, actualmente Liebherr utiliza varias superficies exteriores para el almacenamiento de material.