Chile está catalogado como un ejemplo de gestión comercial en Sudamérica.

Reiner Mack, máximo ejecutivo de la fábrica Madal Palfinger en Brasil reconoció el trabajo de su distribuidor chileno, Simma, empresa que tiene la representación de esta marca europea de grúas articuladas hace más de 20 años.

Madal palfinger

Francisco Insunza, Simma; Reiner Mack y Tomás Castagna de Madal Palfinger; junto a Patricio Fassioli, Simma.

En viaje de negocios el ejecutivo señaló que la estrecha relación comercial con Simma y el amplio conocimiento de sus clientes y necesidades, “nos ha permitido estar siempre a la vanguardia en términos del desarrollo de nuevos negocios y tecnologías”.

“Los clientes chilenos son bastante sofisticados, podríamos decir críticos. Son exigentes de los que les damos y esperan mucho de nosotros. El mercado está requiriendo productos de alta tecnología en nuestra gama alta de equipos y está dispuesto a pagar por ello, lo que nos motiva a estar permanentemente desarrollando nuevas soluciones que respondan a sus requerimientos”, dijo el ejecutivo.

¿Por qué Chile muestra estas ventajas respecto de otros países? “Básicamente por las condiciones económicas generales que son más estables para la actividad comercial. Simma va en la dirección correcta de potenciar su área de servicio de postventa para responder a los clientes, quienes saben que tienen equipos de alta calidad y esperan un soporte que esté a la altura”.