El megaproyecto Línea Amarilla, que costó más de US$ 750 millones, ya está listo para entrar en operación.

Línea amarilla

La francesa Vinci aseguró que el proyecto vial Línea Amarilla en Perú, el cual demandó una inversión de más de US$ 760 millones, está listo para su uso, por lo que se está trabajando con la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML) en el proceso de recepción de la obra.

El proyecto, compuesto por diez viaductos y un túnel de 1.8 kilómetros de longitud que pasa por debajo del río Rímac, fue entregado en concesión hace nueve años por la primera gestión de Luis Castañeda a la brasilera OAS. Tras la asunción de Susana Villarán a la comuna capitalina, se comprometió a entregar la obra el 2014. Sin embargo, la promesa no se cumplió. Entonces, Vinci Highways adquirió el 100% de las acciones de Lamsac, concesionaria del Línea Amarilla, en diciembre de 2016 por US$ 1.700 millones aproximadamente.

“Lamsac está trabajando con el municipio limeño en el proceso de recepción de la obra para que la mega infraestructura vial contribuya a mejorar la movilidad de los peruanos y dar fluidez al tránsito en el centro de Lima”, aseguró la francesa en un comunicado de prensa.

Respecto a la penalidad solicitada por la comuna capitalina, de US$ 4 millones, por la demora en la entrega de la obra, las mismas fuentes indicaron a el diario Gestión que se espera que se solucione de acuerdo a las cláusulas que el contrato establece.