El ritmo de la actividad se situó en 47,1%, el nivel más alto desde marzo de 2013.

Hoy la demanda en la industria de construcción en Brasil es baja, pero con atisbos de optimismo. El ritmo de la actividad se sitúa en los 47,1% en marzo; el mayor nivel desde noviembre de 2013. Sin embargo, el corte que señala un aumento o caída de la actividad es la barrera del 50%, por lo que aún no hay que cantar victoria.

Brasil

El nivel de utilización de la capacidad de operación se situó en 57%, lo que quiere decir, que las empresas constructoras, operaron con el 43% de la maquinaria disponible, según cifras de la Confederación Nacional de la Industria en Brasil. (CNI)

Hay tres factores que se hacen notar a la hora de hacer las estadísticas de la situación: la demanda insuficiente, la elevada carga tributaria y la falta de capital de trabajo. De hecho, casi un 70% de las menciones de los estudios realizados por CNI de los principales problemas de la industria, tiene que ver con estos factores.

La investigación del organismo indica que las perspectivas a futuro son positivas. Incluso con las ligeras caídas registradas en abril respecto a marzo de este año, todos los indicadores de expectativas están por encima de los 50 puntos, mostrando que los empresarios esperan el aumento de la actividad, de nuevos emprendimientos y servicios, de la compra de materias primas y del número de empleados en los próximos seis meses de 2018.